Etxebarri destina 321.000 euros a la semipeatonalización de Egetiaga Uribarri

Un tramo de la calle Egetiaga Uribarri. /E. C.
Un tramo de la calle Egetiaga Uribarri. / E. C.

El proyecto durará cuatro meses y supone un paso más en el plan para cerrar el anillo peatonal de Sabino Arana

LEIRE PÉREZETXEBARRI.

El Ayuntamiento de Etxebarri anunció ayer que el «próximo lunes» arrancarán las obras de urbanización y mejora de la accesibilidad de la calle Egetiaga Uribarri. La intervención supone una nueva fase de semipeatonalización del centro del municipio. La intención del Ejecutivo local, después de pulsar la opinión vecinal, es continuar a «medio plazo» ganando espacios para los peatones y extender la imposibilidad de circular en vehículo también al entorno de la plaza del Ayuntamiento y cerrar así el anillo peatonal con la calle Sabino Arana.

Los responsable municipales, satisfechos con la experiencia de Amezola que lleva años centrada en los vecinos, han querido repetir el proyecto al otro lado de la plaza. En un primer momento iba a ser más flexible y hasta el Ayuntamiento propuso una hilera de aparcamientos, pero los residentes los rechazaron, aunque sí que estuvieron de acuerdo con reservar una zona de carga y descarga para los negocios.

Las obras tendrán un coste de 321.103 euros y un plazo de ejecución de cuatro meses. En diferentes momentos se impedirá el tránsito de peatones y vehículos, aunque sí se podrá acceder a las viviendas y locales comerciales mientras se lleve a cabo el tajo. El Consistorio irá informando constantemente del «transcurso de las distintas obras y las afecciones a la ciudadanía y al comercio», aseguraron.

Además del proyecto en sí, se aprovechará para mejorar otros aspectos del céntrico vial. Por ejemplo, se adecentarán los accesos a garajes existentes, se rediseñarán las pendientes de las calle que mejorarán la accesibilidad y se pondrá nueva illuminación en el tramo. El mobiliario urbano también cambiará de aspecto, se sustituirá por uno nuevo, se repondrá el arbolado y se creará una nueva recogida de aguas y de pluviales. De igual forma que se ha hecho en otros tramos peatonales, se echará asfalto impreso para así reducir la velocidad de los vehículos que transiten hacia los garajes y a surtir a los hosteleros.