Dos escolares de Etxebarri idean un taxi autónomo para un concurso de robótica

Lander y Markel fueron recibidos por el alcalde de Etxebarri. / A. E.
Lander y Markel fueron recibidos por el alcalde de Etxebarri. / A. E.

El proyecto 'Marklander' disputará la final nacional del World Robot Olympiad el próximo mes de septiembre

C. RAPOSOETXEBARRI.

Lander Seco y Markel Ontañón, dos niños etxebarritarras de 10 y 11 años respectivamente, disputarán la final nacional del World Robot Olympiad los próximos 14 y 15 de septiembre en el municipio gerundense de Platja d'Aro. Un pase que obtuvieron el pasado 9 de junio tras proclamarse ganadores del WRO de Bizkai en la categoría Regular Elementary con su proyecto 'Marklander'.

La temática propuesta era la movilidad sostenible. Por ello, los vizcaínos tomaron la decisión de construir un robot que actuase como un verdadero taxi autónomo. «Transportar a los pasajeros desde una posición de inicio a un área objetivo en el menor tiempo posible era el cometido de este taxi. De este modo además, aprenden y demuestran su capacidad de resolución de problemas, al tiempo que desarrollan competencias personales», apunta el entrenador Alejandro Pérez Carballo.

Estos alumnos de Aprenditeka -la empresa que realiza cursos de formación en robótica en diversos municipios de la comarca- han trabajado sin cesar y con «mucho mimo» todos los sábados durante seis meses. Uno de ellos es todo un experimentado de este certamen, pero para el otro era la primera vez. «Markel lleva con nosotros tres años trabajando. Para Lander es la primera vez que ha acudido a los cursos y es admirable lo rápido que ha aprendido», destaca Pérez. Llegar a disputar la final mundial que se celebrará el próximo mes de noviembre en Hungría es el objetivo. Por ese motivo, su entrenador se ha ofrecido voluntariamente a trabajar con ellos durante el periodo estival para «mejorar el robot y poder viajar a Europa el próximo otoño».

A lo largo de estos meses los etxebarritarras deberán practicar el montaje de su proyecto ya que el mismo día de la competición será una labor que tendrán que desempeñar en menos de una hora y media. «Tienen que demostrar que ellos mismos son capaces de montarlo sin instrucciones. Es algo que hemos practicado a lo largo del curso y tengo la convicción de que lo harán de maravilla», expresa orgulloso el entrenador. El pasado jueves Loren Oliva, alcalde de Etxebarri, felicitó a los dos jóvenes y les entregó un cheque por valor de una formación en el Centro de Innovación relacionada con la programación y la robótica.