Educación mejorará la seguridad de los accesos a un colegio de Basauri

Un grupo de padres y madres esperan la salida de alumnos en el colegio Etxegarai. / MIREYA LÓPEZ
Un grupo de padres y madres esperan la salida de alumnos en el colegio Etxegarai. / MIREYA LÓPEZ

El AMPA del centro Etxegarai y el PSE local han exigido una solución al departamento ante el «peligro» de que haya desprendimientos en un talud

LEIRE PÉREZ BASAURI.

El departamento de Educación del Gobierno vasco actuará durante el «primer trimestre del año» para arreglar los problemas de acceso al colegio Etxegarai. Portavoces del área que dirige Cristina Uriarte confirmaron ayer que se está trabajando en la intervención que tendrá un coste de «70.000 euros» y que con toda seguridad en «febrero» comenzarán a reparar el talud, que se sitúa bajo parte del centro escolar.

El deteriorado estado del montículo llevó hace unos meses al Ayuntamiento a requerir la intervención de Educación. Los técnicos municipales optaron por clausurar el acceso al centro escolar por ese punto, el más utilizado por los alumnos de Infantil y Primaria y sus familiares.

Según indicaron desde el Ejecutivo, «aunque no es una actuación de grandes dimensiones, no se trata de una obra de carácter menor por lo que se ha tenido que realizar un proyecto y contratar a un arquitecto». Los trámites se han alargado por tanto por culpa de los procedimientos, pero la maquinaria necesaria para poner en marcha la licitación está ya prácticamente lista y los «pliegos se sacarán en las próximas semanas», confirmaron las misma fuentes.

La AMPA del colegio Etxegarai mostró su malestar hace unos días porque «avisamos en mayo de que el muro tenía una especie de barriga y que se podía salir la tierra con las consecuencias que ello tendría. Sin embargo, llegó septiembre y no hicieron nada». En la reunión que mantuvieron con los responsables del centro se les «tranquilizó», aunque ellos siguen mostrando su «preocupación» porque pueda tener «consecuencias en el edificio».

Temores

«Un trozo del inmueble está apoyado sobre el muro. Nos dicen que no hay peligro de que se caiga, pero a saber», temen, al tiempo que solicitan celeridad. El departamento de Educación ante la incertidumbre quiso aclarar que «si hubiera sido urgente se hubiera llevado a cabo antes».

La portavoz del PSE en el Ayuntamiento de la localidad, Marina Cadaval, reclamó una «solución inmediata» para los problemas de acceso al centro escolar y recordó que se ubica en las «inmediaciones de la pasarela del barrio de Urbi». «Los escolares no pueden transitar porque se encuentra con unas vallas que impiden el paso, debido al peligro que conlleva la inestabilidad del talud», añadió. Y recordó que el cierre supone «rodear la parte trasera del polideportivo por una zona mal iluminada y en mal estado de conservación».

Cadaval aprovechó para requerir al Ejecutivo local que mejore la «vigilancia» de esta zona, porque «camiones de gran tonelaje y no autorizados, circulan por este tramo lo que genera inseguridad en el tráfico de vehículos y peatones». Hace unos meses la asociación de vecinos de Urbi también puso de relieve la peligrosidad de la zona.