Los edificios de Federico Mayo en Basauri podrán instalar ascensores

Parte de las viviendas que se beneficiarán de la segunda fase de estas obras. / A. B.
Parte de las viviendas que se beneficiarán de la segunda fase de estas obras. / A. B.

El Ayuntamiento saca a licitación por 423.039 euros la segunda fase de su reurbanización, adaptada con las aportaciones vecinales

LEIRE PÉREZ BASAURI.

Tres años después de que el Ayuntamiento de Basauri acometiese la primera fase de regeneración de la barriada Federico Mayo con un coste de más de 800.000 euros, la institución local vuelve a la zona aprovechando que la situación económica ha mejorado un poco: hasta finales de año dispondrá de un 43% más de dinero para inversiones que el año pasado, más de un millón de euros. Parte de esa cuantía permitirá acometer lo largo de los próximos meses la segunda fase de modernización de la zona levantada bajo el paragüas de fábricas como La Baskonia en la década de los cincuenta.

Afectará al interior de la manzana noreste del grupo, la comprendida entre las calles Valencia y Aragón. Una vez terminado el tajo se renovará completamente toda la zona y se resolverán los problemas de accesibilidad que actualmente tienen los portales -los pares, del número 2 al 12-. Pero además, se ha modificado el proyecto inicial para facilitar que los edificios puedan instalar ascensores en sus fachadas. «Se ha decidido tras conversaciones con los vecinos», explicó Nerea Renteria, delegada de Política Territorial y Contratación del Ayuntamiento.

El Ayuntamiento ha sacado la obra a concurso por un presupuesto base de 423.039 euros y una vez adjudicada se deberá acometer en un plazo máximo de «cuatro meses», explicaron portavoces municipales. Los responsables estiman que las obras «podrían comenzar después del verano» si todos los trámites se cumplen sin problema.

Los operarios aprovecharán que se levanta el suelo para renovar las redes de saneamiento y electricidad, que no se habían tocado desde hace varias décadas y se instalará un nuevo mobiliario urbano para que se pueda disfrutar de la zona.

Una vez concluido el tajo que se iniciará este año, únicamente faltaría la última de las fases, que es además la de menor coste -alrededor de 200.000 euros- y afectará al entorno de viviendas que se levantan en las calles Bingen Antón Ferrero, Andalucía, León y Gaztela.

En 2014 y después de cuatro años de contactos para que los vecinos cediesen los terrenos, se inició la primera fase de reurbanizacion y eliminación de barreras arquitectónicas para eliminar los desniveles existentes en las calles Andalucía, Valencia, León y Gaztela. Se incluyó la construcción de un ascensor público, el sexto de una localidad que ha recurrido a este tipo de recursos para sortear su difícil orografía.

Responsables locales recordaron que estas obras también se enmarcan dentro del Plan de Acción en Barrios, Auzoegin, cuyo objetivo es ejecutar acciones de modernización y regeneración urbanística para atender a las demandas vecinales y de asociaciones.