La Diputación de Álava hará realidad la variante de Saratxo en 2019

Las mejoras en la A-625 mejorará las comunicaciones de los vecinos de Orduña. /E. C.
Las mejoras en la A-625 mejorará las comunicaciones de los vecinos de Orduña. / E. C.

Los trabajos tendrán un presupuesto máximo de 19,1 millones de euros y un plazo de ejecución de 32 meses

ASIER ANDUEZA

Una de las obras más esperada, la conocida como variante de Saratxo que acercará considerablemente Orduña con Amurrio, se hará realidad a mediados de 2021. De hecho, de esta vía –oficialmente la A-625– se beneficiarán especialmente los residentes de la localidad vizcaína. Y es que la Diputación Foral de Álava licitó el pasado día 10 las obras de acondicionamiento y reforma de la carretera ubicada entre los polígonos industriales del municipio alavés y el límite con Bizkaia. La intervención está dotada con un presupuesto máximo de 19,1 millones de euros y se ha previsto un plazo de ejecución que alcanzará los 32 meses.

Se trata de un proyecto «clave en la modernización de las carreteras de la Cuadrilla de Ayala para reducir la accidentabilidad», según describen los responsables de la institución foral alavesa. Para los vecinos de Orduña la intervención supone una mejora considerable de las comunicaciones del municipio con la provincia vecina y también con el resto del territorio de Bizkaia. No hay que olvidar que, entre otras cosas, el servicio de ambulancias que asiste a la localidad vizcaína llega desde Amurrio.

El proyecto definitivo, aunque ha mejorado el trazado inicial rebajando el espacio que se invade a Saratxo, población por la que discurre principalmente, no ha puesto de acuerdo a los apenas 88 vecinos que viven allí. Ellos han expresado en varias ocasiones su oposición al plan foral. El tramo sobre el que se va actuar, acumula en el periodo 2007-2017 un total de 139 accidentes de tráfico. En 48 de ellos se produjeron víctimas con un saldo de seis fallecidos, cuatro heridos graves y 69 leves. De hecho, esos tres kilómetros y medio figuran como tramo de concentración de accidentes en todos los estudios realizados desde el año 2000.

Seguridad y comodidad

De hecho, según el ente alavés, «este proyecto mejorará de forma sustancial la seguridad y comodidad de una vía que destaca hoy por su elevada accidentalidad». El proyecto contempla «el acondicionamiento y mejora del trazado en planta y alzado de la carretera A-625 entre los puntos kilométricos 354,22 y 357,3 eliminando cambios de rasante y curvas peligrosas», detallan las mismas fuentes. Además, también se va a ordenar «con criterios de seguridad los accesos a los distintos núcleos de población y propiedades particulares».

La nueva carretera será de doble sentido con una calzada con dos carriles de 3,50 metros, arcenes entre 1,50 y de 2 metros, y bermas de 0,75 metros. Asimismo, los trabajos incluyen un enlace a desnivel para conectar la vía principal con las zonas industriales de Amurrio.

La licitación también incluye las obras necesarias para la adaptación de la glorieta de acceso a Lekamaña. Con la intervención se conseguirá la reducción de la ocupación de suelo sin disminuir la funcionalidad y la seguridad vial.

 

Fotos

Vídeos