El centro de información a la mujer de Basauri atendió a 72 víctimas de violencia de género

Cortejo fúnebre celebrado en Basauri en recuerdo a las víctimas de violencia de género. / MIREYA LÓPEZ
Cortejo fúnebre celebrado en Basauri en recuerdo a las víctimas de violencia de género. / MIREYA LÓPEZ

La cifra supone un 18,80% del total de las usuarias que recurrieron de forma voluntaria al recurso municipal el pasado año

LEIRE PÉREZ BASAURI.

El centro de información a la Mujer de Basauri no es ajeno a la violencia que se ejerce contra la mitad de la población. El recurso municipal atendió durante el año pasado a 72 féminas que denunciaron estar sufriendo «malos tratos». La cifra supone que el 18,8% del total de las mujeres que acudieron durante este período a este equipamiento gratuito, ubicado en Marienea, soportaban violencia en su ámbito familiar, y en la mayoría de los casos -67%- por parte de sus parejas.

Según los datos recogidos dentro del balance anual del recurso municipal, 53 de los casos correspondían a nuevas usuarias, mientras que los 19 restantes ya habían acudido anteriormente a solicitar ayuda. El 72% de ellas eran víctimas de maltrato psicológico. Recibían periódicamente insultos, vejaciones, coacciones y amenazas. En el resto de los caso, además habían resistido en los últimos meses golpes y palizas.

Aún así, únicamente el 27% de ellas decidió interponer una denuncia en la comisaría de la localidad. Fueron la mitad de aquellas que sufrieron maltrato físico, mientras que tan sólo el 19% de las que recibían los malos modales de sus parejas, fueron a la policía. Los tribunales atendieron sus demandas y se otorgaron medidas de protección como órdenes de alejamiento a 16 de las 17 denunciantes.

Además, casi todas requirieron en el centro de información basauritarra asesoramiento jurídico para separarse o divorciarse, puesto que el maltrato estaba teniendo lugar dentro de la relación de pareja. Desde el recurso municipal también se les ayudó psicológicamente. En el propio centro se atendió a la mayoría, aunque también se las derivó a otros recursos como ZUTITU, como se conoce al Servicio de Atención Psicológica para víctimas de malos tratos y agresiones de la Diputación de Bizkaia.

Mayor vulnerabilidad

Desde Ekarrekin Podemos-Basauri Bai, formación que dio a conocer ayer estos datos, destacaron que «no podemos bajar la guardia porque es en la mujer en la que más repercute la violencia de género, el desempleo, la vulnerabilidad, la pobreza y los trabajos precarios». La radiografía del municipio es bien clara. El 56% del total de desempleados en el municipio son féminas y, por tanto, esta parte de la población representa el 60% del cobro de las RGI. En cuanto a edades las que mayores dificultades tienen para llegar a fin de mes son las que tienen entre 35 y 54 años.

El portavoz del partido, Boby Galdos, apuntó que «la vulnerabilidad no sólo genera la falta de empleo, sino que se acentúa debido a los trabajos precarios a los que mayoritariamente acceden mujeres». «Por ejemplo, en el servicio de atención domiciliaria que llevan desde 2015 sin renovar el convenio. Con dinero público no podemos mantener situaciones de precariedad laboral», censuró.