Ser cabezón tiene premio

Dos miembros de Ogeta Bat miden el tamaño de la cabeza de una participante. /LEIRE PÉREZ
Dos miembros de Ogeta Bat miden el tamaño de la cabeza de una participante. / LEIRE PÉREZ

La cuadrilla Aldatxa triunfa en el tradicional concurso para premiar a las mayores seseras de los 'sanfaustos' de Basauri

LEIRE PÉREZ

Que le digan a uno que destaca por el tamaño de su cabeza puede ser tomado como un insulto, sin embargo, para los integrantes de la cuadrilla Aldatxa ser elegido como el más 'cabezón' de los 'sanfaustos' 2018, supone todo un honor. Está «reñido», reconocen los participantes. Se cumple medio siglo desde que a un grupo de basauritarras se les ocurriese incluir en el programa un concurso para premiar a la persona con mayor sesera, aunque el certamen no siempre ha formado parte de los actos que organiza Herriko Taldeak. Hubo un tiempo en el que no se celebró.

«Hace tres o cuatro años decidimos volver a incluirlo. Tuvimos duda de premiar a los más feos de cada cuadrilla, pero al final decidimos que era mejor recuperar el de cabezones», explicaba Aitor Goñi, integrante de Ogeta Bat desde hace treinta y tres años. «Mis padres fueron de la cuadrilla antes que yo, así que al nacer ya formaba parte de ella», recordaba.

A cargo de su grupo queda, desde que se recuperase, la organización de un evento que se desarrolló ayer a primera hora de la tarde en la carpa de Solobarria, el mismo lugar en el que se celebró también el tradicional Karparamartxo. «Este año tenemos regalo especial. Además de la txapela regalaremos el pin y la pulsera del aniversario», animaban desde Ogeta Bat, una agrupación que también cumple medio siglo. Al llamamiento contestaron Olatz Marcos y Arkaitz Fernández desde Itsaslapurrrak. «Estaría bien ganar porque mi pareja se impuso el año pasado», recordaba él. No pudo ser. Quizás, en otra ocasión.

Basatiak, de estreno

La prueba fue el punto y seguido a una comida en la que se asaron decenas de kilos de productos derivados del cerdo. Itsaslapurrak se encargó de tener las brasas y las mesas preparadas para que todo estuviese listo para la hora de comer. A Basatiak, colectivo que se ha convertido este año en una cuadrilla más de pleno derecho en Herriko Taldeak, le tocó recoger. «Hemos hecho algo de picoteo, ensalada, costilla, morcilla y patatas. Aprovechamos el día para juntarnos y comer, aunque es el día en el que menos personas hay porque es entre semana», aseguraban Ana Goya y Mónica Gregorio desde Txanogorritxu. Pero, ¡calma!, aún queda mucho San Fausto por delante.

Temas

Basauri

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos