Basauri prevé abrir el nuevo puente de La Baskonia a finales del próximo año

Infografía del Ayuntamiento de Basauri sobre el futuro puente. / A. B.
Infografía del Ayuntamiento de Basauri sobre el futuro puente. / A. B.

La remodelación de esta estructura buscará reducir las caravanas que se registran en la salida de la localidad hacia la N-634

LEIRE PÉREZ BASAURI.

La caravanas y congestiones que sufren a diario los basauritarras que se dirigen hacia la N-634 por el puente de la Baskonia se convertirán en historia, si todo sale según lo previsto por el Ayuntamiento de Basauri, a lo largo del próximo año. El Ejecutivo local confía en que la esperada infraestructura se comience a construir «a comienzos de año» y con «nueve meses» de plazo de ejecución, el nuevo puente que vendrá a sustituir al actual sea una realidad después de verano.

El presupuesto de licitación es de 1,8 millones de euros. Al tratarse de período de vacaciones y poca actividad, el Consistorio ha decidido que las empresas puedan presentar sus ofertas hasta el próximo 27 de septiembre.

El nuevo viaducto mejorará la conexión vial con la N-634. Para ello se pasará de uno a dos carriles en sentido salida. Pero también permitirá enlazar de forma más accesible los municipios de Basauri y Etxebarri a través de un carril bici y una acera más amplia.

La actuación tiene otra finalidad. Además de dotar de fluidez al tráfico eliminará por completo el peligro de inundación en la zona al suprimirse del nuevo diseño los vanos. Era requisito imprescindible después del encauzamiento millonario que se ha llevado a cabo en los ríos Nervión e Ibaizabal durante los últimos años.

Al igual que en las dos pasarelas instaladas en el barrio de Urbi -una de ellas sobre el río-, el Ayuntamiento ha optado por el acero corten como material de construcción, un componente que requiere menor mantenimiento y es más resistente al paso del tiempo. «Rememora lo que en su día fue el pasado siderometalúrgico de la antigua fábrica de la Sociedad Anónima Basconia», explicaron portavoces municipales durante la elección del boceto. La futura infraestructura en un municipio marcado en su ADN por la industria hará un giño a los viaductos por los que antaño transcurrían los trenes y que todavía se pueden disfrutar en algunos puntos de montaña. El toque rústico se reflejará con unas amplias celosías superiores que aportarán luminosidad.

Para construir el puente y descongestionar la zona -en el plan municipal de movilidad ya se recogía la necesidad de incrementar el número de carriles para solventar los actuales embotellamientos- el Ayuntamiento contará con la ayuda de la Diputación. El ente foral le transferirá los 1,8 millones de euros en los que está valorada la actuación.

La renovación de este puente se se ejecutará diez años después de que la Administración vizcaína firmase un convenio con la institución local a través del cual le entregaba 4,7 millones de euros para la construcción de los pasos de La Baskonia y de Artunduaga, este último en funcionamiento desde 2010. A los retrasos institucionales se sumó este año un nuevo contratiempo, un terreno próximo al puente y necesario para llevar a cabo la actuación tuvo que ser expropiado a sus propietarios. La finca de 385 metros cuadrados y que linda con el río Ibaizabal, la calle Baskonia Zubia, Azbarren y un supermercado era imprescindible, así que el pasado mes de abril el Ejecutivo local tuvo que dictar un decreto en el que se declaraba el terreno como de utilidad pública.

 

Fotos

Vídeos