Basauri encarga un plan para paliar los efectos del cambio climático en el municipio

El cambio climático causará más inundaciones y fenómenos meteorológicos más extremos. / L. A. GÓMEZ
El cambio climático causará más inundaciones y fenómenos meteorológicos más extremos. / L. A. GÓMEZ

El documento inicial propone desde plantar más árboles o instalar huertos urbanos, hasta recuperar senderos y cubrir los parques

LEIRE PÉREZ BASAURI.

El anunciado cambio climático parece que es una realidad. Las estaciones están como locas, las temperaturas son más altas que hace unos años y la probabilidad de inundaciones cada vez es mayor. Un panorama al que tampoco es ajeno Basauri. El Ayuntamiento ha encargado a la empresa Idom la realización de un plan de adaptación a las consecuencias que traerá consigo esta nueva realidad. Y esta semana se han presentado los resultados iniciales del informe en el Consejo de Sostenibilidad, un órgano consultivo en el que además de los políticos, están representados los grupos ecologistas, asociaciones de vecinos y representantes del tejido empresarial del municipio.

El documento es claro. El centro urbano sufrirá en los próximos cincuenta años un incremento de las temperaturas de alrededor de dos grados. Las zonas industriales como Lapatza y el barrio de Urbi padecerán además el riesgo de inundación fluvial e incluso los vendavales serán más comunes.

Para combatir esa inexorable realidad, la ingeniería bilbaína sugiere a la institución local que tome conciencia y adopte una serie de medidas que harán la vida de los basauritarras más cómoda. Acciones bien simples en algunos casos. Las soluciones son de lo más variado y se tienen que llevar a cabo a corto o mediano plazo. Por ejemplo, se hace hincapié en la necesidad de incrementar las zonas verdes del municipio. Se propone crear huertos urbanos, aumentar el número de plantas y árboles entre los edificios y en las distintas manzanas, así como instalar fachadas y cubiertas verdes- con plantas -en aquellas construcciones que se pueda-, también en los edificios municipales.

Tranvía de Arratia

Políticas activas, que llevan años reivindicando los grupos ecologistas como Sagarrak, que inciden en la necesidad de recuperar la vegetación autóctona es otra de las propuestas. Este plan va más lejos y recomienda estudiar mecanismos que permitan fomentar la recuperación de zonas degradadas en manos privadas.

Actualizar senderos, recuperar el antiguo trazado del tranvía de Arratia, poner bidegorris y zonas cubiertas en los parques son otras de las actuaciones que incluye un plan que recoge la necesidad de que los ecosistemas naturales se pongan en valor para el uso y disfrute de la ciudadanía. El plan de Idom también apunta que se debe seguir junto a URA restaurando los márgenes de los ríos.