Las bandas organizadas se vuelven a cebar con Galdakao y roban en 145 viviendas

Dos ertzainas examinan un coche robado. / M. A.
Dos ertzainas examinan un coche robado. / M. A.

Basauri registró el año pasado 1.381 delitos, un 7% menos que un año antes y reduce los principales delitos como los robos con fuerza

LEIRE PÉREZ BASAURI.

El País Vasco es la tercera comunidad española donde más han subido los delitos más graves como los homicidios, las agresiones sexuales, los robos en domicilios lesiones y violencia de género y doméstica. Así lo confirman los datos relativos a 2018, presentados el miércoles por la Ertzaintza. En la comarca de Nervión-Ibaizabal, los principales municipios no se ven afectados del todo por ese incremento de incidencias, aunque Galdakao fue objetivo de las bandas organizadas que actuaron en 145 hogares.

Basauri es una de las localidades que mejor parada sale. Se registraron el año pasado 1.381 delitos frente a los 1.488 de 2017. Una cifra que obligó a interponer más de cuatro denuncias diarias. Los basauritarras acudieron hasta casi tres veces al día para denunciar robos en viviendas, en comercios y otras incidencias como estafas. En total, se interpusieron 1.029, aún así 80 menos que en el ejercicio anterior.

En la localidad cabecera de comarca se registraron 513 hurtos y 64 sustracciones en viviendas, un 4% menos que en 2017, según el balance anual aportado por la Ertzaintza que incluyen también las actuaciones de la Policía Local. Los delitos contra la libertad sexual incrementaron de 5 a 10 denuncias e incluyeron las denuncias interpuestas por seis vecinos de la localidad por haber sufrido abusos sexuales en la infancia. Además se registró una tentativa de homicidio y se dieron en torno a medio centenar de denuncias por malos tratos en el ámbito familiar. Otros delitos como el robo de vehículos descendieron en cuatro casos. Los amigos de lo ajeno se llevaron quince.

Con todo la tasa de delincuencia por habitante se situó en el 33%, lejos del 55% de Bizkaia. El alcalde, Andoni Busquet, realizó una lectura «positiva, porque ha habido un descenso de la actividad delictiva en un 7%. Se mantiene la línea descendente de los últimos cinco años y tenemos el mejor índice de respuesta policial de Bizkaia». A pesar de todo anunció que «centraremos esfuerzos en prevenir robos en domicilios y empresas».

Robos en viviendas

Galdakao por su parte sí que registró un leve incremento de delitos. Entre la comisaría de la Ertzaintza y la Guardia Urbana se recogieron 1.130 denuncias frente a las 1.126. Un año más las bandas de delincuencia organizada se cebaron con la localidad. Los criminales robaron con fuerza cada tres días. En total, en 145 viviendas, un 20% más que un año antes. No obstante, la tasa de delincuencia se situó en 38%, muy similar a la de 2017.

En el apartado de infracciones contra el patrimonio y el orden socioeconómico se registraron 835 denuncias, casi un 10% menos que un año antes. Desaparecieron 24 coches. Los de índole sexual crecieron de 2 a 7 y se registró además una tentativa de homicidio. Portavoces del Ayuntamiento no quisieron entrar a valorar estas cifras.

Por otro lado, en la vecina Arrigorriaga, se registraron 15 robos. Los hurtos supusieron el 23% de los más de 2.000 avisos, mientras que en Etxebarri la tasa delictiva fue del 17%. Allí, los ladrones entraron en 10 pisos, se cometieron 279 infracciones penales, se sustrajeron 2 coches y hubo 2 ataque de tipo sexual. Con todo, «se confirma que este es un pueblo seguro», afirmó el alcalde, Loren Oliva.