El Ayuntamiento de Galdakao termina las obras de la polémica haurreskola

Imagen del exterior de la nueva haurreskola, cuyas obras han tenido un sobrecoste del 35%. / AYTO. GALDAKAO
Imagen del exterior de la nueva haurreskola, cuyas obras han tenido un sobrecoste del 35%. / AYTO. GALDAKAO

El centro escolar estará listo para acoger a niños de 0 a 2 años para el inicio del curso que viene y contará con 11 aulas, comedor y cocina propia

CRISTINA RAPOSO GALDAKO.

Tras años de espera y de retrasos, finalmente este mes han concluido las obras de la nueva haurreskola de Galdakao. El nuevo espacio educativo se sitúa en la plaza Lehendakari Agirre, en pleno centro de la localidad. Las sucesivas dilaciones que ha sufrido el proyecto han sido culpa, según argumenta el Ayuntamiento, la rescisión del contrato con la empresa inicialmente adjudicada y la apertura de la nueva licitación para retomar las obras. En total, la obras estuvieron paralizadas durante un año y medio.

Todo ello ha causado además, un sobrecoste. Así, el desembolso de la obra, que fue inicialmente presupuestada en 640.000 euros, ha ascendido a 830.000 euros, un 35% más de lo previsto. «Aumentamos la partida en el segundo proceso de adjudicación ya que tomamos la decisión de añadir una serie de mejoras que inicialmente no estaban contempladas al principio», explicaban fuentes municipales.

Sustituir a la haurreskola ubicada en Bizkai Kalea es el cometido de esta nueva infraestructura que durante largos meses ha sido el foco de polémicas y protestas de padres y madres, docentes, oposición y ciudadanos en general. Y es que la ubicación del centro educativo no convencía a los distintos colectivos que aseguraban que «no respondía a las necesidades de los niños e hipotecaba el uso de buena parte de la plaza». Tampoco los hosteleros estaban precisamente contentos y criticaron dicha actuación porque las obras «les causaron grandes pérdidas».

Importante ahorro

A pesar de todo ello, el Consistorio se mantuvo firme. Los trabajos de la infraestructura continuaron adelante porque iban a «solventar las necesidades del centro anterior», además de suponer un ahorro en las arcas municipales. «Pasará a estar en un entorno más acorde con ese uso, en una plaza céntrica como Lehendakari Agirre, con mejores instalaciones y, de paso, nos permitirá ahorrarnos la renta anual de 44.000 euros que pagábamos por el alquiler del espacio en el que se ubicaba la anterior haurreskola», señalaban desde la institución local.

Aunque aún no esté debidamente equipada, la haurreskola de Lehendakari Agirre estará a punto para el próximo curso 2019-2020. Así, el nuevo centro contará con seis espacios para niños de 0 a 1 años, con cinco para menores de 1 a 2 años, con un comedor y una cocina. No faltarán salas de reuniones así como dependencias para ubicar la administración y otros servicios. Además de todo ello, los pequeños dispondrán de «espacio de recreo exterior de 100 metros cuadrados», detallan desde Ayuntamiento.