Una auditoría controlará la contrata de limpieza de Etxebarri

Fachada del Ayuntamiento de Etxebarri./E. C.
Fachada del Ayuntamiento de Etxebarri. / E. C.

El Ayuntamiento ha incluido el control externo en los pliegos que incluyen un «salto de calidad en el servicio»

LEIRE PÉREZETXEBARRI.

El Ayuntamiento de Etxebarri ha adjudicado por 6 millones de euros y durante los próximos seis años el contrato de limpieza viaria a la empresa CESPA. La institución local pagará a razón de 1.098.000 euros cada ejercicio y podrá prorrogarlo durante un período de dos años más. Se trata de la segunda licitación de estas características en menos de dos años. Los mandatarios se vieron obligados a rescindir la vinculación con la anterior firma tan solo año y medio después de formalizarse la adjudicación. La UTE que firmó el contrato rebajó un 10% el presupuesto, lo que le impidió cumplir con los requisitos y generó un importante conflicto laboral por no actualizar los salarios. El Ejecutivo local incluso tuvo que intervenir para que las partes negociasen mejoras.

Ahora CESPA estará obligada a subrogar a los 21 trabajadores que forman la plantilla. Deberá cumplir además, otros requisitos como mantener el número de contratados y las jornadas establecidas con el objetivo de dar estabilidad a la plantilla actual. Desde comienzos de año, los técnicos municipales han trabajado en los pliegos de un servicio que se había convertido en un auténtico quebradero de cabeza para los responsables de la institución local. Para garantizar la calidad del contrato se ha incluido como novedad el control por parte de una auditoría externa.

En este segundo concurso además de CESPA se han presentado las empresas Enviser y la UTE Etxebarriko Garbiketa, aunque el Ayuntamiento excluyó a ambas por incumplir los pliegos técnicos. La nueva firma supondrá un «salto de calidad en la limpieza del municipio en general», anunció ayer el alcalde de la localidad, Loren Oliva. Por ejemplo, el municipio se adecentará de lunes a sábado, mientras que los domingos los operarios se afanarán en las «zonas de mayor concurrencia» de personas. Otra de las mejoras se palpará en los colegios cuyos patios se limpiarán durante los «7 días de la semana», explicó el primer edil.

Dentro de las obligaciones de la empresa se encuentran las limpiezas extraordinarias con motivos de las fiestas, ferias y actos públicos, así como actuaciones de emergencia en caso de nevadas y fuertes heladas. También velarán porque las paredes estén libres de pintadas, retirarán chicles de la vía pública así como publicidad de las farolas y del mobiliario urbano.

La contrata también se ha comprometido a renovar la totalidad de la maquinaria. Esta medida supondrá una «mejora en los trabajos mecánicos y redundará por tanto en que las condiciones del servicio ganarán », señaló Oliva.