El arreglo de la cubierta deja sin piscina en verano a Etxebarri

Imagen de las piscinas municipales de Etxebarri. / A. E.
Imagen de las piscinas municipales de Etxebarri. / A. E.

Desde el 22 de julio no se podrán utilizar los vasos cubiertos y la zona de chapoteo. Las obras sustituirán una infraestructura obsoleta

LEIRE PÉREZ BASAURI.

El verano va a ser menos llevadero este año en Etxebarri. Desde el próximo 22 de julio y durante «seis u ocho semanas» no se podrán utilizar ni las piscinas cubiertas, ni la instalación exterior de chapoteo. El Ayuntamiento anunció ayer que ha adjudicado por 96.739 euros a la empresa Modo Caste S.L. las obras de sustitución de la cubierta del edificio en el que se encuentran tanto los vasos como las salas polivalentes del polideportivo. La intervención impedirá utilizar la zona cubierta por la realización de los trabajos y la exterior por estar próxima al tajo y por cuestión de seguridad.

Desde el Consistorio, el alcalde, Loren Oliva, explicó que «no quedaba otra opción que intervenir porque la cubierta se creó en 1995 y ha llegado al fin de su vida útil, según los técnicos municipales». «Es necesaria su sustitución para mejorar las condiciones en cuanto a impermeabilización y estanqueidad. La acción estaba incluida en el plan de mantenimiento e inversiones de los edificios municipales públicos», añadió el edil. Los trabajos finalizarán a comienzos de septiembre y se ha elegido esta época porque es la que «menor afección tiene y el uso de las instalaciones es menor», apuntó el mandatario.

El plan de seguridad y trabajo de la obra que ha establecido la empresa adjudicataria de la actuación en coordinación con la Oficina Técnica Municipal ha obligado a ajustar las fechas y tendrá afecciones en los usos. Así, mientras que las piscinas cubiertas estarán cerradas desde el 22 de julio, la piscina infantil exterior sólo se podrá utilizar desde el 15 de junio al 21 de julio, y ya cuando se terminen las obras hasta el 29 de septiembre. La zona de sol no se verá afectada en principio y estará abierta desde el 1 de junio al 29 de septiembre, aunque a medida que avance la obra podrá limitarse algún espacio en función de lo que dicte el plan de seguridad. «Son fechas aproximadas y de haber repercusiones extraordinarias se irán comunicando a los usuarios», explicó Oliva.

Parada técnica

El resto de las instalaciones deportivas funcionarán con normalidad a excepción de los días en los que se llevará a cabo la parada técnica, en torno a una semana, para desinfectar y tratar la legionella. Se ha decidido realizarla en verano y no en Semana Santa, como se ha hecho otros años.

Desde la institución local se recordó que como ya eran «conscientes de que se tenía que ejecutar la obra, se tuvo en cuenta la situación a la hora de aprobar las tasas del polideportivo, tanto en las tarifas de los abonos anuales como en los de temporada». «Se realizaron descuentos en los abonos anuales como en los de temporada proporcionales a las semanas de cierre», comentaron. En los últimos años se han llevado a cabo otras obras de mantenimiento y mejoras.