Arratia mejorará el quinto contenedor al sustituir las llaves por tarjetas personalizadas

Ó. GARCÍA MANCERAS ARRATIA.

La Mancomunidad de Arratia tiene previsto sustituir antes de finales de año las tapas de todos los contenedores marrones. Después de cinco años implementando y mejorando el proceso se pretende sustituir el cierre tradicional con llave por uno inteligente que funcionará con una tarjeta personalizada. «En la actualidad los contenedores marrones de la fracción orgánica disponen de cierre con llave, pero se pretende mejorar el servicio mediante la sustitución de las actuales tapas por otras que dispongan de un sistema de apertura inteligente mediante tarjeta personalizada que permita identificar a las personas usuarias del servicio y las frecuencias de utilización», explican fuentes del ente mancomunado.

Esta actuación supondrá una inversión de 77.650 euros, la cual será posible gracias a una subvención de la Diputación Foral de Bizkaia. Una vez implantado el cierre automático, sostienen los responsables, «es determinante realizar el seguimiento del mismo para garantizar el correcto uso y gestión del servicio». «Las principales ventajas de realizar este análisis son la caracterización de personas usuarias, determinación de flujos y costumbres, zonificación urbanística, evaluación y auditoría de los contenedores, optimización del servicio de recogida y la posibilidad de incorporar al proceso propuesta de mejoras», enumeran.

Pioneros

La Mancomunidad de Arratia recuerda que fueron pioneros en Bizkaia en la implantación del contenedor marrón para la recogida selectiva de los residuos orgánicos, el conocido como el quinto contenedor. Iniciaron el proyecto a finales de 2012, y su implantación plena se produjo en enero de 2013. «En la actualidad hay unas 2.000 familias inscritas, el 30% del total de las unidades convivenciales de Arratia y alcanza al 50% de las que viven en zonas urbanas», cifran.

De forma paralela y con el objetivo de extender la adecuada gestión de la materia orgánica a zonas rurales y viviendas con huerta y/o jardín, se está fomentando el compostaje doméstico, con más de 600 familias inscritas, las cuales han recibido la formación y adquirido los materiales para elaborar su propio compost. Así, «al año se gestionan más de 100 toneladas de materia orgánica mediante el compostaje doméstico o autocompostaje, tanto en viviendas con terreno como en los centros escolares», subrayan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos