El Ararteko avala el proceso para el sorteo de 31 VPO en Galdakao

El bloque de viviendas se ubicará en la calle Nafarroa. / E. C.
El bloque de viviendas se ubicará en la calle Nafarroa. / E. C.

El organismo asegura que el procedimiento cumplió con el pliego de condiciones establecido, aunque de cara a futuro pide más transparencia

ASIER ANDUEZA GALDAKAO.

El Ararteko ha avalado, con un informe remitido al Ayuntamiento de Galdakao, el sorteo de 31 viviendas de protección pública llevado a cabo el pasado 26 de octubre y que se están construyendo junto al parking de rotación de Lapurdi, en la calle Nafarroa. Poco después de la adjudicación, algunos de los más de 400 vecinos que optaban a uno de los pisos se quejaron formalmente por las «diversas irregularidades» que, según ellos, se produjeron en el proceso.

Ahora, según informó ayer el propio Consistorio, el Defensor del Pueblo ha concluido que el procedimiento cumplió «con el pliego de condiciones aprobado por Alcaldía». No obstante, añade aspectos de mejora de cara a futuras convocatorias. Así traslada «la necesidad de adecuar los procedimientos de adjudicación a criterios de transparencia necesarios con el fin de que la personas participantes puedan conocer, en todo momento, las diferentes decisiones que se vayan adoptando».

Ya antes de que se celebrase el sorteo, algunos inscritos alertaron de que la distribución de números entre los aspirantes no era correcta. Los responsables municipales asumieron que en un primer momento a doce parejas que estaban apuntadas no se les había dado más que un número, cuando en realidad les correspondían dos. Para subsanar el fallo se les dieron nuevas cifras, pero no consecutivas como al resto de personas a los que les tocaban dos. En esta docena de casos, uno de los miembros de la pareja tenía un candidatura del principio o de la mitad de la lista y a la otra, se le dio una de las del final. Según los cálculos de probabilidades, esto les daría ventaja. El proceso de adjudicación se estableció por el método de número de corte, elegido por un ordenador. A partir de él y de forma correlativa se fueron dando las 31 viviendas. Como en total había 414 números, se tuvo que ir al final de la lista y comenzar de nuevo desde el '1'. Así mismo, según algunos de los asistentes «el procedimiento de extracción no resultó del todo adecuado ya que se metieron las cifras en cartulinas prácticamente ordenadas en unas urnas, quedando los últimos en la parte superior». Ahora, el documento del Ararteko confirma que nada de esto influyó en el reparto de pisos.

 

Fotos

Vídeos