El alcalde de Etxebarri intenta justificar su aumento de sueldo al estar por debajo del tope de Eudel

Oliva presenta un gráfico con la evolución de su sueldo desde 2011. / C. R.
Oliva presenta un gráfico con la evolución de su sueldo desde 2011. / C. R.

Oliva toma como referencia las cuantías que marca la Asociación de Municipios Vascos, más altas que las que se perciben en el Consistorio

CRISTINA RAPOSOETXEBARRI.

La subida del 20% en el sueldo del alcalde de Etxebarri ha generado polémica desde que el regidor lo hiciera público en el primer pleno de la legislatura. Por ello, Loren Oliva, de la agrupación independiente La Voz del Pueblo, ha lanzado un comunicado «en clave de transparencia» para aclarar los criterios usados para establecer las remuneraciones de los cargos políticos municipales. El regidor asegura que «a lo largo de estos últimos 8 años y en los próximos 4», el Ayuntamiento que encabeza «ahorra 223.693,92 euros». El primer edil usa como referencia las cuantías que marca Eudel, más altas que las que efectivamente perciben en el Consistorio y que solo apuntan el máximo recomendado. En lo que respecta a su nómina, «como máximo mandatario, en ese periodo he dejado de cobrar 122.824,96 euros», recalca utilizando idéntico baremo.

Según las tablas aportadas por el propio Oliva, y dejando de lado las cuantías recomendadas por la Asociación de Ayuntamientos Vascos, las distintas bajadas efectivas en su sueldo suman un total de 43.000 euros, con respecto a los 60.000 que cobraba su predecesor, Pedro Lobato, en 2011. A ello, se sumaría la retirada de las pagas extra de Navidad de varias legislaturas.

Oliva hace especial hincapié en que la nómina que percibirá mes a mes durante los próximos años «tan solo será un 3% mayor que lo que ingresaba hace ocho años». En cualquier caso, el regidor señala que si la situación económica vuelve a ser desfavorable, el Ayuntamiento tomará medidas de nuevo.

Bajadas por la crisis

Así las cosas, durante los próximos cuatro años de mandato el primer edil recibirá una retribución de 64.080 euros brutos anuales, una cifra 7.000 euros inferior a lo establecido por Eudel en municipios con más de 10.000 habitantes. «Nosotros desde el año 1991 hemos mantenido el criterio de cobrar el 10% menos que lo que dicta la Asociación de Municipios Vascos. Durante los años de crisis en los que estuvo sumergido Etxebarri bajamos los sueldos para hacer frente a aquella grave situación. Ahora, que volvemos a encontrarnos en una situación económica estable hemos tomado la decisión de retomar lo estipulado por la institución», explica.

Aunque ya lo dijera en la sesión plenaria, el alcalde ha vuelto a subrayar que se han eliminado las dietas fijas y que los representantes municipales cobrarán en función de su asistencia a plenos y a la única Comisión Informativa con la que cuenta la Institución local desde la pasada legislatura. «Ese será el único ingreso de nuestros representantes. En caso de que por la asistencia a reuniones externas exista una dieta, se ingresará directamente en el Ayuntamiento», argumenta.

Las subvenciones a los grupos políticos que conforman la Institución local continúan congeladas desde el 2011. También las asignaciones económicas por cada uno de los concejales obtenidos.