Las agrupaciones vecinales, sin candidatos a las alcaldías a cinco meses de las municipales

La formación Gure Herria surgió en 2011 y desde entonces ostenta la Alcaldía de Zaratamo. / E. C.
La formación Gure Herria surgió en 2011 y desde entonces ostenta la Alcaldía de Zaratamo. / E. C.

Las plataformas que hace ocho años irrumpieron en Orozko y Zaratamo carecen a día de hoy de personas que den continuidad al proyecto

LEIRE PÉREZ ETXEBARRI.

Faltan cinco meses para que los ayuntamientos cambien de color o mantengan las mismas siglas de los últimos cuatro años. En la comarca Nervión-Ibaizabal tres de sus municipios -Etxebarri, Orozko y Zaratamo están liderados por plataformas vecinales, que han demostrado que en la política más cercana se puede dejar a un lado las ideologías de izquierdas y derechas y atender las necesidades vecinales. Defienden que es «fácil si sólo se vela por el beneficio» de sus habitantes.

En los dos últimos, la plataforma Adie y la agrupación de electores Gure Herria, respectivamente, han comenzado la búsqueda de un candidato que mantenga vivo su proyecto. La tarea no está resultando, sin embargo, fácil. Todo lo contrario. Josu San Pedro, por Orozko y Jon Ajuria, por Zaratamo, han mostrado su intención de retirarse, pero a día de hoy, no hay nadie que les sustituya por lo que «el giro de 180 grados» corre peligro. Han sido dos legislaturas de tranquilidad. «Nacimos en momentos que la situación era insostenible en nuestros pueblos y que se debía hacer algo», recuerda Jon Ajuria.

Adie surgió ante el clima de descontento con el PNV y la forma en la que gestionaba la promotora municipal de la vivienda. Una vez en el poder, tuvieron que tomar decisiones drásticas como el cierre de la sociedad pública, con más de cuatro millones de pérdidas.

La gestión no fue fácil, sobre todo en la primera legislatura. No se lo pusieron fácil ni PNV ni EH Bildu. Ocho años después los mandatarios municipales sacan pecho de haber logrado proyectos como «reducir la deuda, el ambulatorio nuevo, el centro cívico de Zubiaur y llevar la participación a las calles», entre otros. Josu San Pedro, alcalde de la localidad, todavía tiene esperanza. «Seguimos buscando a una persona. Sería un fracaso para Orozko que nadie se implique el camino que hemos recorrido en estos ocho años», lamenta.

En Zaratamo la situación no es más halagüeña. Allí surgió Gure Herria ante «la desidia de EA». Los nuevos mandatarios lograron reconducir la situación económica de un municipio rescatado y han mejorado los frontones y construido un nuevo Ayuntamiento, por ejemplo. «No quiero ni pensar que no nos presentemos», reconoce Ajuria. En su caso tampoco hay relevo a la vista. Trabajador de la Diputación y desde hace unos meses jubilado, quiere retirarse. «Veo difícil que siga, aunque tampoco voy a cerrar la puerta definitivamente», apunta más forzado que otra cosa por la obligación moral de continuar con un proyecto que vio nacer.

«A dedo»

En su opinión, «un partido político lo tiene más fácil, sino tiene a nadie pone uno a dedo, pero aquí es más difícil», asegura. Tampoco la asignación económica 120 euros cada dos meses es un incentivo, otra cosa es Orozko donde el salario del alcalde es de 40.000 euros.

En Etxebarri, paradigma de las plataformas vecinales con 28 años en el poder, la candidatura de Loren Oliva está más que asegurada. «Nosotros gozamos de buena salud, en torno a cuarenta personas nos reunimos todos los meses en la asamblea de LVP. Oliva asegura que le gustaría gobernar para realizar proyectos ya que hasta ahora «hemos estado limitados por la crisis», añade.

Tres colectivos ciudadanos se preparan en Basauri

Quedan cinco meses para las elecciones municipales y en este tiempo puede ocurrir de todo. En el caso de Basauri, las cosas parece que van a ser movida. Y es que en contra de lo que está sucediendo en el resto de la comarca, en la cabecera de Nervión-Ibaizabal podrían presentarse hasta tres candidaturas vecinales distintas, que de colarse en el Ayuntamiento modificarían sustancialmente la composición de la corporación municipal en la que hoy en día el PNV goza de mayoría.

Basauri Bai elegirá a su candidato a finales del mes de enero. A día de hoy es una agrupación de electores con dos concejales en el Ayuntamiento, aunque está barajando acudir a los comicios junto a Podemos e IU.

Un segundo colectivo dirigido por jóvenes estudiantes de Ciencias Políticas y que cuenta con el apoyo del concejal expulsado de Basauri Bai, Sergio Recio, podría presentarse bajo el nombre de 'Ahora Basauri Orain'. De momento, anuncian su creación como un «vehículo» para trasladar las quejas vecinales al pleno.

Y por último ha aparecido en escena el grupo San Faustín, conocido por su participación en las fiestas y por el tono jocoso que acompaña sus declaraciones. Lejos de bromeas, aseguran presentarán su programa «en próximos días».