Más de 200 afectados por las expropiaciones para dotar de saneamiento al Alto Nervión

Las obras valoradas en 78,8 millones incluyen la construcción de dos depuradoras y de una red de colectores

LEIRE PÉREZ OROZKO.

Las obras para dotar de saneamiento a la Cuenca Alta del río Nervión siguen dando pasos para terminar cuanto antes con el vertido de aguas sucias al río y así sortear las multas millonarias que si no impondrá la Unión Europea. El Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno vasco ha dictado una orden por la que se inicia el expediente expropiatorio de los terrenos que serán necesarios para realizar las obras y así poner en marcha la red de colectores que trasladará las aguas hasta las dos depuradoras que se construirán en Basaurbe y Markijana para atender a los municipios de Amurrio, Llodio, Ayala y la localidad vizcaína de Orozko.

Los propietarios tienen ahora 15 días para presentar alegaciones. Dada la magnitud de la intervención se atravesarán tanto terrenos privados como públicos y rústicos como urbanos. De forma definitiva para ejecutar la obra se expropiarán más de 5.200 metros cuadrados, una cifra que se disaparará en el caso de las ocupaciones temporales hasta los más de 70.000 metros cuadrados. Serán más de 200 los titulares de las distintas parcelas que se verán afectadas por estas obras. Enla zona vizcaína se ocupará un gran número de solares de propietarios privados, pero también otros de entidades como el propio Ayuntamiento y la autopista vasco- aragonesa. En total el tajo ocupará más de 6.000 metros cuadrados de solares públicos.

Esta fase es la última antes de que se pueda meter las excavadoras para comenzar a ejecutar los colectores. Precisamente es la depuradora que en principio tratará el agua de Llodio y Orozko -el segundo de los municipios todavía no tiene claro que vaya a utilizar el equipamiento alavés y ha solicitado un informe para saber cuánto le costaría asociarse al consorcio de Bizkaia- en la que podría registrarse mayores problemas en esta fase puesto que existen muchos terrenos privados. La de Markijana, que tratará las aguas sucias de Llodio se levantará en un solar propiedad en parte de la Diputación alavesa.

La obra de construcción de las dos depuradoras y la red de colectores tiene un presupuesto de 78,8 millones, que costeará el Ministerio de Medio Ambiente al tratarse de una obra de interés general, que el Estado asumió en el acuerdo de traspaso de competencias de 1994, pero que disputas entre administraciones por el proyecto relegó a un segundo plano. De hecho, no se ha relanzado hasta que la Unión Europea advirtió de que sancionaría si la intervención no se acometía.

La depuradora de Markijana atenderá a la población de Amurrio, tiene un coste de 18,8 euros y será la primera en construirse. La de Basaurbe con Llodio y Orozko como objetivo necesitará 18,4 millones de euros para que esté en funcionamiento. La red de colectores se llevará los 41,6 millones de euros restantes. En el tramo vizcaíno se situará un inteceptor en el río Altube para recoger las aguas domésticas y de la industria de la zona. Ambas intervenciones servirán para que se zanjen los vertidos de aguas sucias al río Nervión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos