Adjudican la redacción del proyecto del bidegorri que unirá Aperribai y Usansolo

Cada vez más localidades mejoran su red de bidegorris/. E. C.
Cada vez más localidades mejoran su red de bidegorris / . E. C.

El plan será diseñado por la empresa Lporquet Arquitectura, que cuenta con un presupuesto de 61.500 euros

C. RAPOSOGALDAKAO.

Los barrios de Aperribai y Usansolo de Galdakao estarán unidos por un bidegorri. Al menos, esa es la intención del Consistorio. Para ello ha adjudicado la redacción del proyecto a la empresa Lporquet Arquitectura, Ingeniería y Gestión S.L. por un importe de 61.499 euros. Este plan, que actualmente se encuentra en fase de elaboración, deberá cumplir con los criterios establecidos por el Plan Director Ciclable de Bizkaia que lidera la propia Diputación Foral. «Ellos han propuesto hacer un elemento troncal por todo el municipio que fundamentalmente irá apoyado en la N-634. Nosotros como Ayuntamiento, debemos ir haciendo entronques para enlazar los distintos puntos de la localidad con el citado tramo principal», apunta el arquitecto municipal Gonzalo Ispizua.

La actuación contempla reducir el tamaño de los cuatro carriles con los que cuenta la carretera para así poder generar una plataforma adicional que actué como carril-bici. Aunque la Administración local aún no haya definido el presupuesto que se necesitará para ejecutarlo, lo que sí que está claro es que dicha vía será de aproximadamente unos 4,2 kilómetros. «Todavía no están definidas las obras que se llevarán a cabo, por lo que es muy complicado hacer una valoración del presupuesto que tendrá que abonar el Consistorio», explica el técnico.

Este proyecto sin embargo, aún está lejos de convertirse en realidad. Y es que según ha explicado el propio Ispizua, la primera actuación del Ayuntamiento estará orientada a enlazar la estación de Euskotren de Zuazo con el barrio de Plazakoetxe. «Es un plan a muy largo plazo. Hay que ir ejecutándolo por fases y la primera de ellas será mejorar la accesibilidad del entorno de la estación con el casco urbano mediante un bidegorri de 800 metros. Se trata de una zona muy conflictiva en lo que a temas urbanísticos se refiere», revela.

De este modo, Galdakao realizando poco a poco pequeñas actuaciones que posibiliten el uso de la bicicleta de una forma segura, cómoda y que cause el menor impacto posible en el municipio. «La redacción de este proyecto y posible futura ejecución constituye una alternativa útil a las necesidades de movilidad de la ciudadanía y una apuesta clara por la movilidad sostenible», apunta el arquitecto.