Aceleran los trámites para cerrar el 'after' de Arrigorriaga tras la última operación policial

El local fue objeto de una operación policial en abril del año pasado. / E. C.
El local fue objeto de una operación policial en abril del año pasado. / E. C.

El Ayuntamiento pretende imponer al local una sanción «más fuerte» que la última vez, cuando estuvo clausurado seis meses

ASIER ANDUEZA ARRIGORRIAGA

El 'after' de Arrigorriaga parece tener los días contados. O esa es al menos la intención del Ayuntamiento de la localidad. Los responsables municipales están hartos de los continuos problemas que general el establecimiento, que de manera reiterada «incumple la normativa del horario de apertura al público». Además el pasado 6 de diciembre el local fue escenario de una operación policial, la segunda de 2018. En ella, agentes de la Ertzaintza y de la Policía Local identificaron a 71 personas e intervinieron varios tipos de drogas y armas blancas -tres navajas de grandes dimensiones-. Además, varias personas fueron requeridas por proferir insultos contra los uniformados.

La primera medida adoptada tras aquella intervención fue el precintado del equipo de música. La segunda, acelerar los pasos para clausurar el establecimiento, ubicado en el polígono industrial de Atxukarro. «Estamos tramitando un expediente para su cierre y desde esta última vez tiene precintado el equipo de música», confirma el alcalde, Asier Albizua. Así, las cosas, «de momento, pueden seguir abiertos, pero con el horario de bar y sin poner música de ningún tipo. La investigación y el informe sancionador se está tramitado y seguramente el resultado será, más fuerte que la última vez, cuando el cierre del local fue de seis meses», adelanta el primer edil.

La primera actuación contra el 'after' tuvo lugar el pasado mes de abril. Entonces, la Ertzaintza y la Policía Municipal realizaron «una macroredada en la que se encontraron diversas cantidades de estupefacientes, así como una pistola de descargas eléctricas -táser-, armas blancas y una porra extensible. Aquella operación, en la que participaron medio centenar de uniformados, tuvo lugar aprovechando que estaba programada, e incluso se había anunciado por las redes sociales, una matinal con DJs. Como resultado, el espacio fue clausurado durante seis meses y fue sancionado por los responsables locales por incumplir horarios.

Reincidencia

Es precisamente esta repetición en las diversas irregularidades la que permitirá a la institución local aplicar medidas más duras contra es establecimiento de ocio. «Al ser reincidente y al no respetar sus horarios de apertura y cierre, el castigo será mayor», confirma Asier Albizua.

En Arrigorriaga, el hartazgo con la actividades del 'after' es más que evidente. Al principio, la música a todo volumen puso en alerta a los vecinos del barrio Lonbo, pese a que el que fuera antiguo restaurante Txomin se encuentra en una zona apartada. Tras aquel primer cierre, el pasado mes de octubre, volvió a la actividad y los vecinos tardaron poco en volver a dar la voz de alarma. Así, algunos reconocían a este periódico estar alertados por la presencia de gente conflictiva en la zona a cualquier hora del día.