Arrigorriaga reanudará en dos meses las obras para cubrir el parque Lehendakari Aguirre

El Ayuntamiento paró los trabajos en abril de 2016 por la aparición de un tanque de hidrocarburos bajo el skatepark

ASIER ANDUEZAarrigorriaga

La cubierta para resguardar de las inclemencias del tiempo el parque infantil de Lehendakari Aguirre de Arrigorriaga por fin va a ver la luz tras la paralización de las obras en abril del año pasado al hallarse enterrado un depósito de hidrocarburos. Así lo avanza el alcalde, Asier Albizua. «En un par de semanas sacaremos el pliego de condiciones y en aproximadamente dos meses se reiniciarán las obras. Según nuestros cálculos, estará concluido para finales de año», adelantó el primer edil.

Después de contratar a una empresa especializada para que limpiara y descontaminara la zona, el Consistorio ya ha recibido el permiso del Gobierno vasco para continuar con los trabajos previstos, mientras los vecinos llevan casi año y medio sin poder utilizar este recinto reservado para los más txikis, vallado y cerrado. Desde el Ayuntamiento, en todo caso, todavía no han precisado qué cuantía barajan para la licitación, aunque prevén que rondará los 280.00 euros, un importe reservado en los presupuestos de este año. En febrero de 2016 se adjudicó la construcción de la estructura, de 800 metros cuadrados.

Pero, en el momento en el que la firma contratada comenzó a remover las tierras, los operarios descubrieron que bajo el skatepark había un depósito de hidrocarburos de la antigua fábrica de pinturas Eduardo Artiach, terrenos «tapados con tierra» hace más de tres décadas. Ante esa situación, la empresa pidió que se liquidara el concurso y que el Consistorio le abonara las labores ejecutadas hasta entonces, unos 40.600 euros los cálculos de la compañía y de la Administración local diferían en 4.000 euros. Para la firma que inició el tajo, «todo fue un despropósito, porque el Ayuntamiento tenía que haber analizado los terrenos, que ya sabía que podían estar contaminados, antes de sacar el concurso de la cubierta del parque».

Además de la demora de las obras, las consecuencias del hallazgo del depósito se han traducido en un encarecimiento de los trabajos, ya que la retirada del tanque la tuvo que ejecutar un gestor autorizado, a lo que se destinaron 52.000 euros.