El Obispado cede a Lemoa la casa del cura para que sea un centro cultural

El edificio donde vivía el párroco lleva años en desuso. /
El edificio donde vivía el párroco lleva años en desuso.

La entidad religiosa firma un convenio con el Ayuntamiento, que costeará la rehabilitación que requieran los nuevos usos del edificio

ÓSCAR GARCÍA MANCERAS

El Ayuntamiento de Lemoa acaba de hacer realidad una reivindicación que perseguía desde hace años. Tras un acuerdo rubricado ayer, el Obispado de Bilbao ha cedido al Ayuntamiento la casa cural, que pasará a partir de ahora a ser gestionada por la Corporación. El acuerdo se extenderá a lo largo de las próximas cuatro décadas y «facilitará que Lemoa disponga de un local amplio que venga a completar las posibilidades culturales» de sus vecinos. El convenio concreta que, a cambio de recibir el uso y disfrute del inmueble, el Ayuntamiento deberá encargase de los gastos de rehabilitación para adaptarlo a sus nuevos usos.

La pasada legislatura el Ejecutivo local analizó sus posibilidades con de ampliar los espacios culturales públicos. En un primer diagnóstico, según precisan fuentes municipales, «se vio necesario un nuevo local que aportase más metros cuadrados a la oferta cultural». Conscientes del gran desembolso económico que supondría la construcción de un nuevo edificio, vieron en esta casa cural una opción viable por sus posibilidades, «teniendo en cuenta su situación y el aprovechamiento de un edificio ya existente».

Para autorizar su concesión, el Obispado solicitó a la institución local un proyecto concreto sobre lo que quería hacer, motivo por los que se han dilatado los plazos. El documento fue presentado a finales de 2015 y estos meses se han ultimado los detalles del traspaso.

600.000 euros

Según explican desde el Ayuntamiento, «el futuro de la casa habría sido entrar en ruina y el derribo». Sin embargo, su aprovechamiento se ve como una gran posibilidad para mejorar las prestaciones de la localidad, aunque todavía no existe una fecha municipal de inicio de obras ni de plazo de ejecución. Y es que, según las previsiones del anteproyecto, la inversión para reformar este edificio de 620 metros cuadrados será importante: en torno a 600.000 euros, aunque las mismas fuentes matizan que, como han pasado dos años, la cifra «podría ascender ligeramente».

Con esta cesión, la casa cural vendrá a incorporarse al edificio de la biblioteca y a la ludoteca situada en el barrio de Arraibi, a las salas que se encuentran en la sala superior del hogar del jubilado empleada en numerosas ocasiones para las exposiciones, y al Kulturgune de Elizondo, donde diferentes asociaciones realizan sus reuniones. El ayuntamiento de Lemoa abrirá a partir de septiembre un proceso de participación ciudadana para «rediseñar y reorganizar los espacios culturales de los que dispone el municipio».