Galdakao modifica la normativa para legalizar el 'topless' en sus piscinas

El Gobierno local retirará la prohibición expresa de esta práctica de la ordenanza que regula el uso de las instalaciones descubiertas

ASIER ANDUEZA

Este verano las piscinas descubiertas de Galdakao permitirán oficialmente que las mujeres puedan practicar topless en la zona de baños. Esta medida será posible tras la decisión del pleno del Ayuntamiento de aprobar un cambio en el reglamento de uso de las instalaciones deportivas municipales para retirar la prohibición expresa de esta práctica que incluía su articulado. En un primer borrador de la revisión de la norma se mantenía la restricción de practicar nudismo y de no llevar ropa que cubra los pechos de las mujeres, pero el grupo municipal de Galdakao Orain pidió en la comisión de Juventud y Deportes que se retirara este punto «porque no hay ninguna cuestión ni higiénica ni técnica que lo sostenga, siendo la única razón para mantenerla de carácter moral». Se seguirá prohibiendo, eso sí, el desnudo integral.

Según manifestó el concejal de la formación impulsora de la iniciativa, Luis Ángel Sánchez de Lachina, «nos parecía que a estas alturas del siglo XXI no podíamos mantener ese punto porque parece que el pecho de la mujer es algo impúdico y porque, con la prohibición de hacer topless, no se garantiza la igualdad entre hombres y mujeres a la hora de acceder a las piscinas municipales». Así, en el pleno del pasado martes, y tras el debate entre las formaciones municipales, el Gobierno local accedía a incorporar en el reglamento la propuesta de Galdakao Orain, por lo que en la próxima sesión ordinaria de abril se aprobará el nuevo reglamento y las mujeres galdakaotarras o las que visiten las piscinas descubiertas de Elexalde podrán practicar topless con todas las garantías legales. Koldo Goioaga, concejal de Deportes, entendía «razonable y acorde a estos tiempos esa modificación» a la hora de explicar el cambio normativo.

Problemas morales

Tras el acuerdo, los concejales de Galdakao Orain reconocieron que «no pensábamos que se iba admitir la modificación porque en la comisión previa se había rechazado». Desde el Partido Popular, formación que se mostró más reticente a su retirada, se aludía a que «permitir el topless traerá más problemas que ventajas y, en la práctica, las mujeres que lo quieren ya lo hacen», algo a lo que desde la bancada de Galdakao Orain respondieron que «eso denotaba un problema de moral en la educación de algunas personas. Aunque se haga en la práctica, la norma anterior lo prohibía expresamente, así que había que cambiarla».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos