Galdakao incorpora un servicio de recogida de animales que garantiza el 'sacrificio cero'

El Consistorio galdakaotarra ha establecido unas pautas que "buscan un servicio integral, incluyendo aquellos tratamientos que los animales referidos requieran durante toda su estancia hasta la cesión o adopción por terceras personas"

MIRIAM COS

El Ayuntamiento de Galdakao ha adjudicado a la unión de empresas compuesta por Europa Canina S.L. y Asociación Protectora de Animales y Plantas Iror de Getxo el contrato de servicio de recogida, traslado, alojamiento y custodia de animales domésticos. La adjudicación por dos años y un presupuesto de 69.000 euros de presupuesto ha sido concedida a estas dos empresas, las únicas que se presentaron a la licitación.

El Consistorio galdakaotarra ha establecido unas pautas que «buscan un servicio integral, incluyendo aquellos tratamientos que los animales referidos requieran durante toda su estancia hasta la cesión o adopción por terceras personas». Y es que desde 2012, cuando se eliminó la carrera de burros que se celebraba en los Santacruces, el municipio se declaró amigo de los animales y no permite que se celebren actividades que impliquen cualquier tipo de sufrimiento animal. «Las actuaciones realizadas por parte de esta unión de empresas velarán por la promoción y la garantía de los principios de respeto, defensa y protección de los animales, garantizando en todo momento su dignidad», recalcaron fuentes municipales.

Cuando el Consistorio sacó a licitación el servicio de recogida, ya advirtió de que la nueva adjudicataria debería respetar el «sacrificio cero». Esto significa que no podrán quitar la vida a las mascotas que recojan de la calle no aunque haya transcurrido el plazo legal, como es habitual en otras localidades y como marca la ley vigente. Ni siquiera en el caso de animales enfermos, para los que se deberá presentar un parte veterinario que aconseje su defunción.

Esfuerzo promocional

«Hemos decidido dar un paso más y, a pesar de que la ley permite el sacrificio pasado un tiempo, trabajaremos para que los animales tengan una segunda oportunidad y puedan ser adoptados», concretaron fuentes municipales. Con esta premisa, el contrato obliga a la adjudicataria a promocionarse por todos los medios y tener una página web desde la que los ciudadanos puedan adoptar fácilmente a los ejemplares.