Un nuevo altercado obliga a la Policía Local a intervenir en las piscinas de Basauri

Los agentes tuvieron que actuar ante la negativa de una joven a abandonar las instalaciones en las que se había colado

LEIRE PÉREZ

Con la llegada de las temperaturas sofocantes la piscina municipal de Basauri se ha vuelto a convertir en lugar de escape. Aunque por tercer año consecutivo la tranquilidad no está asegurada. Desde el año pasado la Policía Municipal patrulla a diario por dentro de las instalaciones. Una circunstancia que los usuarios ya contemplan incluso con normalidad.

El último episodio se produjo el sábado sobre las seis de la tarde. Los agentes tuvieron que acceder a las instalaciones municipales después de que una menor de edad se «colase» por la puerta principal de la instalación ante la perplejidad de los trabajadores municipales. La joven tiene prohibido el acceso por «comportamientos incívicos» en otras ocasiones, según ha podido saber EL CORREO. Pertenece a la familia que durante los últimos tres años ha llevado protagonizado «altercados» obligando al Ayuntamiento a actuar. La adolescente iba acompañada de su madre y ante la negativa de la menor de abandonar la instalación, los agentes se vieron obligados a expulsar a las dos.

Colaboración ciudadana

La escena fue presenciada por decenas de testigos que no tardaron en censurar que «todos los años suceda lo mismo». «Hacen lo que quieren y no cumplen las normas», criticaron.

Desde el Ayuntamiento recordaron ayer que «aplicaremos medidas de control y vigilancia, expulsando de forma inmediata y prohibiendo el acceso a los usuarios que alteren el orden público o incumplan reiteradamente la normativa». Responsables municipales aclararon que la «Policía Local continuará realizando rondas por la infraestructura y trabajará en coordinación con el personal municipal». Y recordaron que se abrira expedientes sancionadores y se prohibirá la entrada de forma cautelar. Además aprovecharon para solicitar la colaboración ciudadana.