Arranca la segunda fase de Sarratu con el sorteo de 64 VPO que se edificarán a partir de 2016

En total la promoción estará formada por 280 viviendas con algún tipo de protección, la mayoría en propiedad y 70 libres

LEIRE PÉREZ

La promoción de vivienda protegida de Sarratu pisa el acelerador. El próximo año el Gobierno vasco iniciará la segunda fase de una de las promociones más importantes que acoge la localidad y que en total estará formada por 280 viviendas con algún tipo de protección, la mayoría en propiedad y 70 libres. Una vez concluida la edificación de los primeros bloques -150 VPO y 47 libres-, la sociedad pública del departamento de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno vasco, promoverá otro inmueble en el que se insertarán 65 pisos protegidos más también en venta. Para completar la actuación, por tanto, al Ejecutivo autónomo unicamente le faltarán por levantar 65 VPO y 23 libres.

Para que las excavadoras puedan situarse en el terreno el próximo año, los pisos deben contar previamente con un comprador, así que mañana, Visesa celebrará a partir de las 10.30 horas el sorteo en el que se adjudicarán las futuras viviendas. No será como hace años en el Social Antzokia. Las nuevas tecnologías han sustituido a las tradicionales rifas presenciales, aunque sí que se oficiará ante notario y será retransmitido en directo vía streaming por Irekia a través de su página web www.irekia.euskadi.eus y en www.visesa.eus.

Opción de alquiler

En el caso de que no haya un número suficiente de compradores, una circunstancia que no es extraña para el ejecutivo autonómico, que ya se está dando de bruces con la realidad en otras promociones, que se han visto condicionadas en los últimos meses por la falta de crédito, convertirá las viviendas sobrantes en sociales de alquiler. Una categoría que consideran «más idónea» para los jóvenes que quieran independizarse pero no dispongan de los requisitos para recibir un préstamo hipotecario, según explicó Covadonga Solaguren, Viceconsejera de Vivienda en una visita al municipio.

Sarratu podría convertirse siguiendo esta filosofía en la última promoción en propiedad de la localidad, puesto que el ejecutivo local no descarta que Azbarren se desarrolle mayoritariamente en alquiler. En ese sentido, en San Miguel se pondrán en marcha en los próximos meses las primeras 35 viviendas dotacionales del municipio, en las que los jóvenes podrán permanecer un máximo de cinco años hasta que mejoren sus ingresos y puedan adquirir un piso libre.