Udaltalde apuesta por regular el alumbrado público comarcal con sensores inteligentes

Una de las principales ideas que baraja la estrategia 'Smart city' pasa porque las calles sean capaces de detectar si hay alguien en ellas

ÁLBA CÁRCAMOarrankudiaga

Diez municipios de Nervión-Ibaizabal aspiran a convertirse en ciudades inteligentes. Al menos ese es el objetivo de Udaltalde 21, oficina comarcal de sostenibilidad. De hecho, una de las principales ideas que baraja la estrategia Smart city pasa precisamente porque las calles sean capaces de detectar si hay alguien en ellas.

Esa iniciativa, la de los sensores de presencia en espacios urbanos, es una de las ocho que se en marcha en el ámbito de mejora de la energía ya que tendría el objetivo de controlar la intensidad del alumbrado. También se podrá llevar a cabo una telegestión energética en la que los responsables municipales puedan controlar a distancia la iluminación. Aunque no son las únicas novedades ya la entidad medioambiental pretende ejecutar más de una veintena hasta 2020.

Todas ellas buscan optimizar los recursos, mejorar la calidad de vida de los vecinos y reducir las emisiones contaminantes. Todo ello, tiene como denominador común la aplicación de las tecnologías de la información y la comunicación.

Financiación externa

En ese sentido, el plan, que si se materializa en su totalidad reducirá las partículas de CO2 liberadas en 9.166 toneladas, versará sobre dos ejes esenciales además del de la energía: movilidad y residuos. Para poder llevar a cabo las ideas, los ayuntamientos implicados -Arakaldo, Arrankudiaga, Arrigorriaga, Galdakao, Etxebarri, Orduña, Orozko, Ugao-Miraballes, Zaratamo y Zeberio-, buscarán financiación externa si bien el documento ha tratado de recoger iniciativas "viables y realistas".

En el ámbito de los residuos, por ejemplo, algunas de las siete medidas previstas pasan por establecer una recogida inteligente de residuos a través de sistemas de identificación y control de acceso a contenedores, algo que ya se hace en algunas localidades para poder depositar los restos orgánicos. A nivel de movilidad, las seis acciones previstas se centran especialmente en el transporte público.

En esa línea, trabajarán para habilitar sensores de ocupación que den cuenta de los espacios libres en las unidades o la puesta en marcha de un sistema tecnológico de información. Para elaborar el programa, la oficina comarcal ha contado con la colaboración de los ayuntamientos pero, ante todo, de empresas de la zona que se dedican o bien a fabricar o bien proveer servicios smart.