El Consistorio ampliará el área deportiva de Bekosolo junto al frustrado proyecto de la Ikastola

Se destinarán 60.000 euros a recuperar la pista de skate y, ya de paso, crear otras infraestructuras deportivas de bajo coste en la parcela municipal que se ubica en las inmediaciones del terreno de la promotora del centro euskaldun

LEIRE PÉREZetxebarri

El Ayuntamiento de Etxebarri sigue tomando decisiones en torno al parque de Bekosolo tras conocerse la paralización del proyecto de construcción de la ikastolal entrar en concurso de acreedores la cooperativa que la impulsaba. La última, que se lleva esta tarde a pleno, consistirá en destinar 60.000 euros a recuperar la pista de skate y, ya de paso, crear otras infraestructuras deportivas de bajo coste en la parcela municipal que se ubica en las inmediaciones del terreno de la promotora del centro euskaldun.

El equipo de gobierno adecentara el solar, cortará el césped y le dará un nuevo impulso al confirmarse que la ikastola «no se va a construir», según reconoció ayer el propio concejal de Deportes, Ina Bermúdez. Así la antigua pista de skate, que languidecía desmontada en piezas junto a la haurreskola, se instalará en esta nueva zona deportiva, que también podría acoger una pista ciclista. «Será algo que no cueste mucho dinero, no podremos levantar un pabellón, pero si queremos aprovechar el lugar para potenciar deportes urbanos», argumentó.

A la vuelta de vacaciones y según las primeras estimaciones, a lo largo del mes de septiembre el Consistorio abrirá un proceso de participación para que los ciudadanos puedan «elegir» qué tipo de equipamientos quieren instalar en la parcela. «Tenemos una serie de ideas y les preguntaremos qué les parece», adelantó Bermúdez.

Criticas del PNV

La pista de skate fue retirada hace más de cinco años del solar en el que hoy en día se disponen los módulos utilizados por las asociaciones del municipio. Entonces, el Ayuntamiento decidió desmontar la instalación porque necesitaba el espacio para habilitar unos contenedores en los que ubicar a los niños de la localidad hasta que se levantase la haurreskola.

En reiteradas ocasiones, los portavoces del grupo municipal del PNV han criticado que estuviesen «amontonadas y abandonadas en la esquina del parque teniendo en cuenta el dinero público que habían costado».