Multitudinario recibimiento a las cuadrillas en Algorta

Una de las cuadrillas, con sus componentes disfrazadas de egipcias, desfila en el Puerto Viejo./Pedro Urresti
Una de las cuadrillas, con sus componentes disfrazadas de egipcias, desfila en el Puerto Viejo. / Pedro Urresti

Las fiestas del Puerto Viejo, las más antiguas de Getxo, arrancan con un impactante desfile de disfraces en el que destacan las 'tropas' de Corea del Norte

DIANA MARTÍNEZ

Es hora de sacar el Txo. Puerto Viejo, el barrio de pescadores de Algorta, exhibió ayer sus mejores galas como recibimiento a las fiestas más antiguas de Getxo. Para ello el municipio ha preparado, como siempre, una serie de juegos vinculados con el mar. En el programa, que se extiende hasta el próximo jueves, destacan algunas actividades como la sokamuturra, las alzadas, las cucañas y el concurso de marmitako.

El festejo comenzó con la esperada bajada de cuadrillas, amenizada por la fanfarria Ku-Klux, en un recibimiento multitudinario. Txobe, la cuadrilla ganadora de las fiestas del pasado año, se posicionaron en el primer lugar durante la bajada, portando orgullosamente el Txo; la mascota del barrio pesquero. Se trata de un apelativo de la expresión popular 'mutiltxo' ('muchacho' en euskera), que hace alusión al grumete de la tripulación. Fue todo un espectáculo con diversos disfraces: japoneses acompañando a un dragón al ritmo de 'A quién le importa' (Fangoria), los queridos personajes de Toy Story seguidos de decenas de aliens, o militares de Corea del Norte bajo el mando de Kim Jong-un, que hacía gestos a los espectadores señalando que iban a morir. «¡Hala! ¿Has visto? ¡Cómo mola!», clamaban algunos vecinos. «¡Qué locos!», se reían otros ante tal sorpresa. Sin duda fue la cuadrilla que más impactó en la ciudadanía.

La bajada sufrió un pequeño inconveniente. La carroza de la primera cuadrilla se enganchó en los cables de electricidad que hay entre las callejuelas. Intentaron librarse de las ataduras con una vara de madera, pero no fue tarea fácil. La gente se congregó alrededor, unos viendo el improvisado espectáculo y otros ayudando desde los miradores superiores. Finalmente los miembros de la cuadrilla optaron por reducir unos centímetros la carroza a golpe de martillo y consiguieron dejar atrás el problema.

Mientras las cuadrillas llegaban al puerto, los vecinos que ya se encontraban en la zona se deleitaron con una rica sardinada. La cucaña que se usará en los próximos días ya estaba preparada para su colocación en los muelles. Los niños no se resistieron a probar su destreza y lograron recorrerla sin caerse.

Triple concierto

La jarana continuó con ritmo, de la mano de The Vinilo's en la plaza del Puerto, seguido de Dj Pack Eme y Deustoh en el escenario grande. Pero las actividades más esperadas son, sin duda alguna, la sokamuturra y las alzadas.

La primera -que se llevará a cabo hoy a las 18.00 horas- consiste en colocar en medio de la playa -si la marea está baja- una cucaña vertical, por la que los miembros de las cuadrillas tendrán que agruparse y alcanzar la cima uno encima de otro. Pero no es una tarea tan sencilla. El problema llega cuando la vaquilla que custodia la cucaña observa que están invadiendo su territorio y se abalanza sobre los intrusos. Por otro lado, las alzadas -el martes martes a las 15.00 horas- consiguen atraer también una gran cantidad de espectadores al puerto pesquero, tanto por tierra como por mar. El juego trata de colocar un saco lleno en medio de una cuerda sobre el mar y agarrarse a él con todas las fuerzas mientras varias personas tiran de los extremas de la cuerda para tensarla. El ganador será quien más alzadas aguante.