Una mujer invidente de cien años muere en una residencia de Barakaldo al caer por unas escaleras

Coches patrulla a las puertas de la comsiaria de barakaldo/el correo
Coches patrulla a las puertas de la comsiaria de barakaldo / el correo

S. LL.

Una mujer invidente de cien años falleció el pasado martes a mediodía tras precipitarse por unas escaleras en la residencia de la Fundación Miranda, en la que llevaba 24 años como usuaria. La residente, conocida como doña María, sufrió la caída cuando regresaba a su cuarto, situado en una unidad abierta de la quinta planta, después de asistir a la misa diaria, según explicó un portavoz del centro, que funciona en Barakaldo.

La Ertzaintza investiga las circunstancias que rodean al fallecimiento de la mujer, sin familiares directos pero sí ahijados. Dos trabajadoras fueron llamadas ayer a declarar para esclarecer las causas. Habitualmente otro usuario de la residencia le acompañaba en sus salidas. En el centro advirtieron que este martes doña María había rechazado su ayuda.

La mujer ingresó en la residencia junto a su marido, que murió cuatro años después. El año pasado conoció al máximo responsable de los salesianos como parte del programa Último Deseo de la Fundación Miranda.