«He muerto porque no queda agua potable»

Una imagen de la 'performance en Abandoibarra. /Jordi Alemany
Una imagen de la 'performance en Abandoibarra. / Jordi Alemany

La plataforma Jóvenes por el Clima de Bizkaia protesta en el Museo Guggenheim y llama a participar en una manifestación la tarde de este jueves para exigir a los partidos medidas contra la contaminación

Eva Molano
EVA MOLANO

«He muerto porque no queda agua potable». «Se nos acaba el tiempo». Con estos lemas, la plataforma Jóvenes por el Clima de Bizkaia, que se moviliza cada viernes contra el cambio climático, ha vuelto a protestar este lunes a mediodía, en esta ocasión bajo la araña del Guggenheim «para conseguir una mayor visibilidad» en una jornada en la que la zona estaba repleta de turistas. Con pancartas para concienciar sobre las consecuencias de la polución, han realizado una 'performance' en la que han reivindicado las muertes que se producirán por la falta de agua potable y las catástrofes «que se avecinan».

Lo han hecho con motivo del Día de la Tierra que se conmemora en esta jornada y «para seguir reclamando medidas» que preserven el medio ambiente. Quieren acciones urgentes contra la contaminación: «Que se reduzcan de forma drástica las emisiones de CO2, que se prohíban los plásticos de un solo uso y se apueste por las energías renovables, además de reformular las sanciones a empresas contaminantes para las que una multa apenas significa nada», explican.

Este jueves, además, llaman a una protesta que se celebrará a nivel estatal, organizada por los colectivos de jóvenes preocupados por el cambio climático en cada comunidad. A las 18.00 horas partirán de la plaza Moyua hasta el Ayuntamiento pasando por el Teatro Arriaga en una manifestación preelectoral para exigir a los partidos soluciones contra la contaminación, según detalló el coordinador de la plataforma, Guillermo Sabas.

El 15 de marzo organizaron en Bizkaia las primeras concentraciones contra la destrucción del planeta, secundando así la huelga estudiantil mundial convocada esa fecha. Cientos de alumnos vizcaínos se sumaron a las que se celebraron para advertir a las instituciones que «el cambio climático será irreversible en un plazo de once años y no tenemos planeta B». Además, y desde el 29 de marzo, el colectivo se moviliza cada viernes en la capital vizcaína. En realidad, Jóvenes por el Clima es un movimiento internacional que empezó en Suecia el pasado verano.

Greta Thunberg

Una adolescente de 16 años, Greta Thunberg, hija de una cantante de ópera y diagnosticada del síndrome de Asperger, comenzó a protestar sin ir a clase después de que una ola de calor azotara su país causando incendios forestales. Después, decidió hacer huelga cada viernes frente al Parlamento con una pancarta exigiendo medidas contra el cambio climático. Miles de jóvenes encontraron en ella una inspiración y empezaron también a manifestarse en varios países, y las movilizaciones también prendieron en Bizkaia.