Fallecen dos motoristas vizcaínos en Deba y en Barakaldo

Imagen de las retenciones tras el accidente. /bizkaimove
Imagen de las retenciones tras el accidente. / bizkaimove

Un vecino de Ermua ha perdido la vida tras colisionar con otro vehículo a las 14.57 horas en la N-634 a su paso por la localidad guipuzcoana. La otra víctima era de Muskiz y ha muerto en Cruces tras salirse de la A-8 a la altura de Max Center

Eva Molano
EVA MOLANO

Jornada negra en las carreteras vascas. Un joven motorista de 35 años y vecino de Ermua ha perdido la vida a las 14.57 horas en el punto kilométrico 43 de la N-634 a la altura del municipio de Deba, en dirección Cantabria. La tragedia se ha producido después de que el motociclista y un vehículo colisionaran por causas que los agentes están investigando. El joven ha fallecido en el lugar del siniestro, sin que los sanitarios hayan podido hacer nada por salvar su vida.

Esta tragedia se ha producido apenas tres horas después de que un motorista de 29 años y residente en Muskiz falleciera en el hospital de Cruces tras sufrir un grave accidente a las 9.25 horas en la A-8 a su paso por Barakaldo, a la altura de Max Center. Al parecer, el hombre también circulaba en dirección Cantabria y se salió de la calzada por causas que aún se investigan. El joven circulaba con una Honda CBR 600. La Ertzaintza no ha podido confirmar si el impacto lateral que le causó graves heridas fue contra el guardarraíl.

La víctima fue trasladada con vida al hospital baracaldés, donde pese a los intentos del personal sanitario, ha perdido la vida unas horas después. Las graves lesiones sufridas en el impacto fueron las desencadenantes de que entrara en parada cardiorespiratoria y perdiera la vida, según ha podido saber este periódico. El siniestro, que se produjo en el punto kilométrico 124 de esta autopista, obligó a cortar dos de los cuatro carriles y generó algunas retenciones en dirección a la comunidad vecina. Sobre las once, la circulación recuperó la normalidad, según han explicado fuentes del Departamento de Seguridad. Se da la circunstancia de que una hora más tarde, a las 10.25 horas, otro motorista sufrió una caída en un área de servicio del barrio Arteaga de Zamudio. El varón ha sido trasladado al hospital de Cruces, si bien no ha sufrido lesiones graves, según ha apuntado el Departamento de Seguridad.

Tres fallecidos en lo que va de año

Los accidentados en Barakaldo y en Deba son, respectivamente, el segundo y el tercer motorista que se dejan la vida en el asfalto en Euskadi en lo que va de año. El 10 de enero, un vecino de Zarautz estrenó la trágica lista de víctimas. El hombre, de 40 años, circulaba con su vehículo también por la N-634 a su paso por ese municipio. Perdió el control de su moto y terminó chocando contra un muro lateral. El fuerte impacto le causó heridas de gravedad que le provocaron la muerte.

El año pasado, además, fue especialmente negro para los amantes de las dos ruedas. 42 personas perdieron la vida en las carreteras vascas y 14 de ellas circulaban sobre dos ruedas. Fueron seis más que en el ejercicio anterior. La siniestralidad creciente que sufre el colectivo ha llevado al Gobierno vasco a reforzar la vigilancia este año. Así, aumentarán de dos a cinco las campañas específicas de control de velocidad a estos usuarios de la vía.