Medio millón de euros para reponer el césped de San Mamés tras el concierto de Muse

El concierto se pudo seguir también en pantallas gigantes dentro del estadio. /Efe
El concierto se pudo seguir también en pantallas gigantes dentro del estadio. / Efe

La Diputación y el Ayuntamiento pagan al 50% una partida que incluye algunos gastos de seguridad exterior y la iluminación de la fachada

Izaskun Errazti
IZASKUN ERRAZTI

El concierto previo a los premios MTV que el pasado 3 de noviembre reunió a 37.000 espectadores en San Mamés ha supuesto para la Diputación y el Ayuntamiento de Bilbao un desembolso extra de 500.000 euros. Medio millón de euros que, de forma mayoritaria, se han destinado a reponer el césped del estadio y a costear la instalación de la cubierta necesaria para proteger el delicado sistema de drenaje del campo. Algunos detalles de seguridad en el exterior del feudo del Athletic y la iluminación de la fachada de La Catedral durante el evento también se han sufragado con cargo de esta partida.

Estos fueron algunos de los detalles que el diputado de Desarrollo Económico y Territorial, Imanol Pradales, trasladó este martes a la mañana a las Juntas Generales en una comparecencia que EH Bildu había reclamado hace un mes. El responsable foral aclaró que, tanto en el concierto que reunió en el estadio rojiblanco a la banda británica Muse con Berri Txarrak y Crystal Fighters como teloneros, como en la organización de los festivales que durante la semana previa a los premios MTV llenaron de música el territorio, las instituciones foral y local trabajaron «de la mano» con Viacom International. La multinacional audiovisual, que corrió con todos los gastos de producción de estos eventos, recibió de la Administración vizcaína la cesión de San Mamés y el asesoramiento a la hora de establecer un precio «popular» para el concierto, que finalmente ascendió a cinco euros.

Los responsables institucionales querían «socializar» el evento y dar «a todos los vizcaínos» la oportunidad de «vivir la experiencia MTV más allá de la gala de los premios de la música», que se celebró el 4 de noviembre en el BEC. Y la organización atendió esta demanda y propició la presencia de un grupo euskaldun en el concierto de San Mamés, una participación que, según destacó Pradales, permitió que en la cita internacional se «respirara la cultura vasca».

Control de entradas

El diputado, que se mostró «satisfecho» por los resultados obtenidos con este «show abierto», también destacó la eficacia del sistema preventivo y de control establecido para que cada persona pudiera adquirir un máximo de cuatro entradas con el DNI y evitar la reventa. Un objetivo, afirmó, que «en general se consiguió», pese a que «es muy difícil evitar esta práctica en un concierto de estas características o en otros servicios». La apoderada de EH Bildu, Onintze Oleaga, cuestionó, sin embargo, la eficacia de estas medidas y aseguró que «en las redes sociales la reventa estuvo muy extendida». «Según una encuesta que hemos realizado, el precio medio que se pagó fue de siete euros», zanjó el responsable foral.

Por otra parte, los grupos de la oposición respaldaron una demanda de la formación abertzale para que Iñaki López Calvo, director gerente del Centro de Desarrollo Empresarial de la Margen Izquierda (CEDEMI), actual BIC Bizkaia, comparezca en la Cámara y explique cuáles son los proyectos que baraja la entidad para la comarca. Los partidos que sustentan el Gobierno foral –PNV y PSE– optaron por la abstención, ya que se trata de un organismo «que no es plenamente foral».