Miles de personas se manifiestan en Bilbao contra la ampliación de la Supersur

Algunos de los manifestantes contra la Supersur. /FERNANDO GÓMEZ
Algunos de los manifestantes contra la Supersur. / FERNANDO GÓMEZ

La plataforma convocante, que reúne a asociaciones vecinales y colectivos ecologistas, denuncia que «se va a destrozar la joya natural de Bilbao»

Julio Arrieta
JULIO ARRIETA

Miles de personas han participado esta tarde en la manifestación convocada en Bilbao por la Plataforma Ampliación Supersur Ez contra las obras de la extensión de la variante sur metropolitana. Para esta agrupación, en la que participan diversas asociaciones vecinales y colectivos ecologistas, las obras «generarán graves afecciones en el valle del Bolintxu», una zona reconocida como Espacio de Protección Especial.

El diputado general, Unai Rementeria, aseguró que las obras se realizarán de tal forma que el impacto ambiental será mínimo. Sin embargo, sus palabras han sido objeto de buena parte de las críticas tanto de los convocantes como de los convocados. «Van a destrozar el valle del Bolintxu, la joya natural de Bilbao», ha declarado Diego Ortuzar, uno de los portavoces de la Plataforma, antes del arranque de la marcha, que ha partido a las seis de la tarde de la Plaza del Arriaga. La manifestación ha recorrido la Gran Vía hasta Moyúa y ha regresado hasta la Plaza Circular para concluir frente al Ayuntamiento. «En tres años de obras el impacto ambiental será inevitable, por mucho que diga la Diputación, que ha hecho oídos sordos a las críticas y a las opiniones de la gente», añadió.

Ha encabezado la manifestación una pancarta con el lema 'Bolintxu Bizirik, ampliación Supersur ez'. Detrás, se podían leer carteles con frases como «Supersur despilfarro social, Bolintxu crimen medioambiental» o «Moratoria para el Bolintxu». Algunos incluían alusiones directas al diputado general, como los que decoraban los carritos de bebés y en los que se podía leer «Unai, ya no le gustas a mi amama».

Mientras, por megafonía se recordaba que cada kilómetro de la ampliación costará «47 millones de euros» para una infraestructura cuyo uso actual «no llega ni al 50% del previsto» y que «la gente solo coge cuando se equivoca». Los manifestantes también han coreado una y otra vez lemas como «PNV mentiroso», «Bolintxu bai, Supersur ez» o «Gure azken arana ez ikutu» ('no toquéis nuestro último valle').

Críticas de la oposición

Aunque no en cabeza, han tomado parte en la manifestación varios representantes de las formaciones políticas que respaldaban la convocatoria: EH Bildu, UdalBerri-Bilbao en Común y Ganemos Goazen Bilbao. Es decir, toda la oposición local salvo el PP. Horas antes de la marcha, que ha apoyado la candidata de Bildu a diputada general, Bea Ilardia, ya había criticado «que se gasten otros 200 millones de euros en las obras de la Supersur, una cifra que va contra la cohesión del territorio. En su día la ciudadanía ya tuvo que gastarse casi 1.000 millones de euros en esta carretera que casi nadie utiliza». A pesar de ello, «el PNV insiste en un proyecto que no va a ningún lado y que va a tener efectos en el aspecto medioambiental».

En ambas facetas de la cuestión ha centrado sus opiniones también Carmen Muñoz, portavoz de UdalBerri en el Ayuntamiento: «Esta es una ampliación innecesaria de una infraestructura ineficaz cuyos objetivos no se han cumplido ni de lejos». Para Muñoz, «el Ayuntamiento tiene mucho que decir, por lo que es llamativo que el equipo de gobierno no diga nada. La del Bolintxu es una zona de especial interés que está contemplada en un plan que fue aprobado por unanimidad. ¿Por qué calla?».

Por su parte, Samir Lahdou, de Goazen, ha acusado al Gobierno local formado por PNV y PSE de «consentidor y cooperador necesario» del «atentado ecológico» que, a su juicio, va a cometer la Diputación vizcaína contra el valle de Bolintxu. Lahdou ha exigido el «cese inmediato» de una obra «innecesaria que hará más mal que bien tanto al medio ambiente como a las arcas forales».