Los 150 migrantes atendidos por vecinos de Bilbao la Vieja se mudan a Santutxu

Acto de despedida cuando los migrantes se trasladaron de Atxuri a Bilbao la Vieja. /IGNACIO PÉREZ
Acto de despedida cuando los migrantes se trasladaron de Atxuri a Bilbao la Vieja. / IGNACIO PÉREZ

El grupo, cuyos integrantes se han triplicado en las últimas semanas, partirá mañana en una kalejira hasta Karmela, su nueva ubicación

LUIS LÓPEZ

El pasado 12 de julio, los vecinos de Atxuri ofrecieron las canchas deportivas del barrio a un par de decenas de migrantes que no tenían donde pasar la noche. Dos semanas después, cuando ya eran medio centenar, se trasladaron a Bilbao la Vieja. Y ahora, cuando su número alcanza los 150, continúan su particular migración por las calles de la capital y se mudan a Santutxu, cuyos vecinos les ofrecerán techo y comida. El traslado será hoy viernes y, para hacerlo visible y denunciar la «inactividad» de las administraciones, tomará forma de kalejira.

Todo esto tiene su origen en la llegada de pateras a las costas andaluzas que comenzó a finales de junio. Parte de esa gente recala en Bilbao, supuestamente, en tránsito hacia Europa –sobre todo, Francia y Bélgica–. En mes y medio casi 2.000 personas en esta situación han pasado por Euskadi, la mayoría por la capital vizcaína. Para ellos Cruz Roja, con financiación de las administraciones, ofrece un albergue de 88 plazas en el que pueden estar tres días. Luego, la idea es que sigan viaje.

La cuestión es que aquellas pocas decenas de africanos que en un principio fueron acogidos en Atxuri ya habían consumido sus tres noches y no querían irse. O bien porque necesitaban más tiempo para preparar su viaje, o bien porque habían decidido quedarse aquí, o bien porque no tenían nada claro cuál sería su futuro. Como se quedaron en la calle, la gente de Atxuri les ofreció cobijo y alimento. Allí, en las canchas del barrio, estuvieron un par de semanas, tiempo en el que su número creció hasta el medio centenar.

Se trata de personas que tras pasar tres noches en el centro de Cruz Roja no siguen viaje hacia Europa Flujo migratorio

El 24 de julio tomaron el testigo los vecinos de Bilbao la Vieja. Acogieron a los africanos en la Kultur Etxea. Pero su número fue creciendo y ahora son 150. En los últimos tiempos, para darles techo a todos han tenido que habilitar una lonja más en el barrio, y otra en Atxuri.

Pues ahora toca mudarse de nuevo. El esfuerzo vecinal recaerá en Santutxu. Según explica Mertxe Gómez, una de las portavoces de la 'asamblea de acogida de Bilvi', hoy, en una kalejira que pretende hacer visible el asunto y denunciar la inactividad de las administraciones ante esta situación, los migrantes dejarán Bilbao la Vieja y recorrerán unos 800 metros hasta su nuevo refugio.

Lógicamente, encontrar ubicación para todos ellos ha sido delicado, porque no es lo mismo ser solidario con veinte personas, o con treinta, que con 150. Y a nadie se le escapa que, en ocasiones, implicarse en este tipo de iniciativas puede generar ciertas tensiones en los vecindarios. De momento, los organizadores han confirmado en un comunicado que los migrantes serán acogidos en Karmela, la antigua escuela que acoge distintos eventos vecinales situada en el número 44 de la calle Fika.

Comida y papeleos

Atender a tanta gente requiere un esfuerzo en logística importante. Desde el colectivo vecinal recuerdan que el reto no es únicamente tener un espacio y un techo: hay que hacer turnos para cocinar, para lavar ropa, para acompañar al médico, para asistirles a la hora de realizar gestiones y papeleos... Todo ello se consigue no sólo con la implicación de decenas de vecinos, sino también con donaciones que, tanto en forma de comida como de dinero, llegan de la sociedad civil. Los vecinos han realizado diferentes iniciativas, como comidas populares, con las que han logrado los medios para atender a un grupo de 150 personas que, si la progresión sigue así, continuará creciendo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos