Los mercadillos de Zorrozaurre se trasladan al edificio Papelera desde este domingo

Visitantes en el mercado Open Your Ganbara, en Zorrozaurre. /BORJA AGUDO
Visitantes en el mercado Open Your Ganbara, en Zorrozaurre. / BORJA AGUDO

El Espacio Open se muda al inmueble que acogerá la escuela de diseño Kunsthal hasta que los propietarios de la fábrica de galletas realicen las obras correctoras en el lugar

Eva Molano
EVA MOLANO

A finales de enero, Zorrozaurre perdió los mercadillos que cada fin de semana atraían a miles de personas a la isla. Estaban organizados en el Espacio Open, una de las primeras iniciativas creativas que florecieron en el futuro ensanche de Bilbao. Nació en 2009 y dos años después ocupó 2.000 de los 20.000 metros cuadrados de la fábrica de galletas Artiach, «memoria viva» del barrio. Sus gestores anunciaron el cese temporal de actividades «por motivos de seguridad» debido al mal estado del edificio, que roza el siglo de antigüedad. Las fuertes lluvias e inundaciones registradas el mes pasado habían causado desprendimientos y hecho insostenible la situación porque se comprometía la seguridad de los visitantes. Ahora, los directores del espacio han anunciado que las actividades se trasladarán desde este mismo domingo al edificio Papelera hasta que terminen las obras de mejora del la fábrica Artiach, que todavía se prolongarán varias semanas.

La comunidad de propietarios de la fábrica de galletas está tomando medidas correctoras, como picar los puntos más sensibles de la fachada en los que se pueden producir desprendimientos como los que ocurrieron en el Espacio Open, que el año pasado visitaron más de 110.000 personas. La actividad más popular que se celebraba allí y que se traslada ahora a Papelera es el mercado «vintage» Open Your Ganbara de los domingos y el Open Your Sormena, que se celebra un sábado al mes, además del Fab Lab, un laboratorio de creación tecnológica con 400 «aprendices» al año.

Papelera es uno de los inmuebles que en los últimos años ha pasado a ser de titularidad del Ayuntamiento de Bilbao, que lo ha cedido a la escuela de diseño Kunsthal, que tiene previsto empezar allí el próximo curso. Para ello, el Consistorio ha licitado recientemente unas obras para adaptar el edificio. «Aprovecharemos el tiempo que transcurre hasta que empiecen para recuperar cierta normalidad después de cuatro semanas cerrados al público. Esto nos permitirá tener algo más de oxígeno y volver a contratar a parte de las 10 personas cuyos contratos tuvimos que cerrar. Ganamos tiempo para seguir hablando con todas las partes interesadas en salvar la fábrica de galletas como espacio que atesora la identidad y memoria industrial de la ciudad», explican Nerea Díaz y Karim Asry, directores de Espacio Open.

Expropiación

Artiach, el inmueble más grande de Zorrozaurre, es una de las 19 joyas industriales que el Consistorio conservará. De momento, tanto Papelera como Beta I y Beta II, que albergan DigiPen y acogerán As Fabrik, respectivamente, ya son patrimonio de todos los bilbaínos. El Ayuntamiento expropiará la antigua galletera para que se convierta en un equipamiento público dentro de la segunda fase del plan de urbanización.

Pero de momento, no existen plazos en el horizonte. Por ello, los propietarios –una treintena de particulares y pequeñas firmas– no se arriesgan a invertir una suma millonaria en su rehabilitación. Ahora, están realizando las obras estrictamente necesarias para garantizar la seguridad en el edificio, al que acuden 200 trabajadores al día.

Los gestores del Espacio Open desean regresar a su hogar, la fábrica de galletas, muy pronto. Lo que desconocen es si, siendo uno de los primeros proyectos creativos en apostar por la isla, en el futuro Zorrozaurre seguirá habiendo lugar para ellos.