Médicos en la isla

La facultad de Medicina de Deusto va tomando forma

Vista del IMQ Zorrozaure./Jordi Alemany
Vista del IMQ Zorrozaure. / Jordi Alemany
Pablo Martínez Zarracina
PABLO MARTÍNEZ ZARRACINA

Hace una semana conocimos un informe llamativo del Colegio de Médicos de Bizkaia. En él, los médicos concluían que no hacen falta más médicos. A mí me llamó la atención porque como colegio profesional igual no se puede molar más. Esa manera de concluir que, después de nosotros, nadie. Y eso que, si no recuerdo mal, en el juramento hipocrático se decían cosas muy bonitas acerca de instruir a los discípulos. Y se juraban esas cosas a lo grande, por Apolo, Panacea y Omeprazol. Sucedía, por supuesto, antes del MIR, de la figura nunca vista del médico en paro y de las 44 facultades de Medicina en España.

Que Deusto quiere abrir la siguiente lo sabemos con una curiosa mezcla de certeza y secretismo. Fíjense que nos enteramos de que la nueva facultad de Medicina estará junto a la clínica del Igualatorio en Zorrozaurre y será un edificio con «carácter» porque se le medio escapó al arquitecto Ferrater. Ahora nos enteramos de que, además de carácter, tendrá envergadura. El proyecto que se presenta a tramitación consiste en añadirle una planta a la actual clínica del Igualatorio y en levantar a su espalda un nuevo edificio de alrededor de diez altura.

La idea de Deusto y el IMQ requerirá el montón de trámites, aprobaciones, exposiciones, vistos buenos y viajes del Consejo Asesor al Pleno que implica una obra de estas características. Sin embargo, no parece descabellado pensar que el Ayuntamiento ayudará en lo posible. Lo digo porque en mayo el alcalde Aburto ya calificó el proyecto como «extraordinario» y merecedor del apoyo de las instituciones. Es de suponer que se refería a la idea en general antes que a los planos en concreto: una facultad de Medicina ayudará a que Zorrozaurre sea una isla del conocimiento. Soltar por allí a unos cuantos filósofos con barba, túnica y actitud hiperreflexiva también lo haría, pero no sé por qué a mí nunca se me deja aportar ideas a la construcción del nuevo Bilbao.

Siguiendo con la perspectiva urbanística, también estaría bien saber cómo va el viejo proyecto estratégico de trasladar la facultad de Medicina de la UPV a Basurto. De hacerlo, la ciudad se volvería seriamente universitaria. Aunque a ver quién les dice a los del Colegio de Médicos que exageran con dos facultades de lo suyo, no ya en la misma ciudad, sino prácticamente una enfrente de la otra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos