La Mirilla

La máxima distinción

José María Argoitia, Mikel Martínez, Mari Luz Marqués, Marcelino Gorbeña y Julen Ballestero. /Pedro Urresti
José María Argoitia, Mikel Martínez, Mari Luz Marqués, Marcelino Gorbeña y Julen Ballestero. / Pedro Urresti

El Colegio de Enfermería recibe la Medalla de Oro de la Villa de Bilbao

TXEMA SORIA

El pleno extraordinario celebrado ayer en el Ayuntamiento de Bilbao sólo tenía como único punto en el orden del día la concesión de la Medalla de Oro de la Villa de Bilbao al Colegio de Enfermería de Bizkaia. El acto estaba perfectamente medido. Pocos minutos antes de las diez de la mañana la mayoría de los concejales habían ocupado su escaño. Entre ellos se encontraban Nekane Alonso, Alfonso Gil, Gotzone Sagardui, Xabier Ochandiano, Íñigo Pombo, Kepa Odriozola, Koldo Narbaiza, Oihane Agirregoitia, Asier Abaunza, Tomás del Hierro, Yolanda Díez, Goyo Zurro, Inés Ibáñez de Maeztu, Luis Eguiluz, Carmen Carrón, Beatriz Marcos, Óscar Fernández Monroy, Carmen Muñoz, Amaia Arenal, Francisco Samir Ladhou, Concepción García, Aitziber Ibaibarriaga, Alba Fatuarte, Izaskun Guarrotxena y Bruno Zubizarreta.

A las diez, con puntualidad británica, entraron, precedidos por los maceros y acompañados por guardias de gala, Juan Mari Aburto, alcalde de la villa, y María José García Etxaniz, presidenta del Colegio de Enfermería de Bizkaia. La banda de txistularis, capitaneada por Garikoitz Mendizabal, interpretó el tema 'Berako Alkata Soinua'. Jon Zabala, secretario general del pleno, tomó la palabra para leer el acta que ratificaba la concesión del preciado galardón al Colegio de Enfermería, que cuenta con más de un siglo de vida –la primera constancia documental de su existencia data de 1904–. García Etxaniz, que representa a un colectivo de más de 8.500 personas, el 85% de ellas mujeres, señaló en su alocución que «la profesión de enfermera siempre se ha desarrollado de forma callada y discreta. Una cara amable que se preocupa por la salud de las personas a las que cuida». Aburto señaló que la profesión de enfermería es «un ejemplo de vocación y entrega en beneficio de la sociedad».

Testigos de ello fueron Florentino Pérez Raya y Pilar Fernández, presidente y vicepresidenta del Consejo General de la Enfermería de España; Ana Otadui, presidenta de las Juntas Generales de Bizkaia; Ibone Bengoetxea, diputada foral de Administración Pública y Relaciones Institucionales; Fátima Ansotegi, viceconsejera de Administración y Finanzas Sanitarias; Nekane Murga, directora de Planificación, Ordenación y Evaluación Sanitarias; Miguel Ángel Lujua, consejero director general del IMQ; Víctor Echenagusia, director de Mutualia; José María Guibert, rector de la Universidad de Deusto; Cosme Naveda, presidente del Colegio de Médicos; Ricardo Franco, presidente de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao; y Maite Feito, presidenta de la Academia de Ciencias de la Enfermería.

Estuvieron Ignacio González, Eguzkiñe Gallastegui, Maite del Hierro, Manu Guerro, Javier González Caballero, Gloria Inchausti, Leire Berrosteguieta, José Ramón Sánchez Isla, Juan Carlos de la Cruz, Pilar Lekuona, Hosanna Parra, José María Viñals, Carmen Esparza, Ana Rodríguez, Itxaso Larrea, Rosa María Blanco, Isabel Malmierca, Carmen Rodríguez, Charo González, Sabin Sarrionandia, Txus Ruiz de Ocenda, Pilar Sánchez, Irrintzi Fernández, Victoria Muñoz, Javier Rodero y Marisa Arteagotia. Asimismo se acercaron Mari Luz Marqués, Mikel Martínez, vicepresidente del Athletic, José María Argoitia, Sabino Gutiérrez, Marcelino Gorbeña, Julen Ballestero, Nicolás Guerra, Marian Galíndez, Iñaki Elías e Íñigo Alberdi.