«Zierbena es como el Athletic: solo hay uno»

La corporación local, liderada por el alcalde Iñigo Ortuzar, presidió el acto principal de la jornada. / M. LÓPEZ
La corporación local, liderada por el alcalde Iñigo Ortuzar, presidió el acto principal de la jornada. / M. LÓPEZ

La localidad galipa celebra los 26 años de su desanexión de Abanto con la izada de ikurriña ante numerosos lugareños

DIANA MARTÍNEZ ZIERBENA.

Independencia, un término que está en boca de todos en los últimos años. Zierbena celebró ayer el vigésimo sexto aniversario de su desanexión con Abanto. La localidad costera festejó su día de la independencia con una serie de actos, como la izada de la ikurriña, una parrillada, un concierto y fuegos artificiales. «Hoy, después de 26 años, nadie puede negar que Zierbena es nuestro. Aunque haya todavía gente que no ha asumido este hecho, tenemos que seguir reivindicando que solo hay un Zierbena; es como el Athletic, solo hay uno», recalcó el alcalde galipo, Iñigo Ortuzar, en la plaza del Consistorio, donde tuvo lugar la izada de la ikurriña y el aurresku de honor.

«Tenemos que luchar para que el nombre de Zierbena represente solo a Zierbena, a nadie más», añadió el regidor local, quien recordó que este año ha sido «muy especial y único» debido a los logros de varios vecinos en competiciones deportivas de altura. Entre ellos, un campeón del mundo de pala y una subcampeona de Euskadi de atletismo.

En 1987, 582 vecinos presentaron una solicitud de segregación ante el Ayuntamiento de Abanto. Cuatro años después, el 24 de marzo de 1991, se celebró un referéndum en el que participaron el 75% del censo. El resultado de esa consulta fue que el 70,6% de los vecinos de Zierbena votó a favor de la separación. El 15 de octubre de 1992 las Juntas Generales de Bizkaia aprobaron por mayoría absoluta la desanexión de Zierbena.

El alcalde de la localidad costera, arropado por numerosos vecinos, apostó por «seguir mejorando Zierbena y seguir siendo la referencia, no solo de los pueblos que nos rodean, sino de Bizkaia y de toda Euskadi». El gerente local finalizó su oratoria con un «Gora Zierbena!» que fue correspondido con aplausos de los lugareños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos