El Consistorio de Zalla busca allanar el camino para la instalación de un aserradero 4.0

El alcalde Javier Portillo./Sergio Llamas
El alcalde Javier Portillo. / Sergio Llamas

SERGIO LLAMAS ZALLA.

Blindar Aranguren contra las crecidas podría abrir el camino a que Zalla cuente con un aserradero 4.0 que dé trabajo al menos a 22 personas desempleadas del municipio. Así se lo planteó ayer el alcalde, Javi Portillo, a los responsables de URA durante la reunión de la comisión mixta de las obras hidráulicas para Aranguren. El regidor pidió que se analicen los efectos que tendría adelantar una parte de los trabajos proyectados en esta zona, que contemplan en total seis actuaciones y 7,5 millones de euros, para saber si con ellos sería posible liberar una parcela de 25.000 metros cuadrados, en Oxibar, de los actuales riesgos de inundabilidad.

Portillo recordó que el Ayuntamiento encartado lleva desde 2011 tratando de impulsar un proyecto relacionado con el ámbito forestal que aporte un mayor valor añadido a los recursos del municipio y de la comarca, y que ayude a generar puestos de trabajo. «Ahora se ha logrado concretar unas instalaciones con un inversor que está dispuesto a poner dinero», apuntó el alcalde, que señaló el interés en el proyecto de uno de los mayores exportadores estatales de pino radiata.

En base a un estudio previo elaborado por URA, donde se recogían todas las obras hidráulicas proyectadas en Aranguren para los próximos años, el Consistorio de Zalla calcula que las actuaciones necesarias para despejar el camino a este aserradero podrían rondar los tres millones de euros, con la ejecución únicamente de dos cortas previstas en el anteproyecto. En él también se contemplan otras medidas que no sería necesario ejecutar de momento, como la eliminación de puentes y azudes (presas de pequeño tamaño) o labores de dragado de los fondos.

Portillo recordó que cuando se anunciaron las obras necesarias el Consistorio ya anunció su disposición a aportar un millón de euros a las mismas. Ayer destacó que podrían incrementar esa aportación y convertirse, asimismo, en catalizadores de otros inversores, ya que la misma obra podría despejar también el camino a la parcela que rodea al Eroski, donde ya se han planteado algunos posibles proyectos del sector terciario.

El alcalde de Zalla pidió que se elabore un informe para conocer la viabilidad del proyecto y si las obras hidráulicas propuestas podrían ser suficientes para instalar el futuro aserradero, al tiempo que se alivia el riesgo de inundación que sufren los vecinos. «Si informe dice que no es posible, pondremos encima de la mesa otra ubicación, pero vamos a luchar para que este proyecto salga adelante porque es necesario para Zalla», destacó.

Portillo señaló que la empresa interesada en desarrollar el proyecto ya estaría en contacto con la SPRI y la Diputación para recabar posibles apoyos económicos. En materia laboral, inicialmente se ha comprometido por escrito a habilitar dos turnos de trabajo con 22 personas desempleadas de Zalla, que se incrementaría proporcionalmente en el momento de pasar a tres turnos.

Aunque las obras hidráulicas que ya se vienen ejecutando en Mimetiz cuentan con su propia comisión de seguimiento, Portillo se reconoció «muy agradecido» por la inversión de 7,8 millones de euros que URA está realizando en la zona para proteger al centro de Zalla del riesgo de inundaciones.

Residuos imprevistos

Precisamente, el pasado jueves se celebró la quinta comisión de seguimiento de las obras hidráulicas en Mimetiz, de la que forman parte el Consistorio encartado y URA. Allí se abordó la rescisión del contrato con Viuda de Sainz, a finales del año pasado, tras descubrirse el sobrecoste que iba a suponer la eliminación de los residuos de construcción y demolición vertidos en los años 80 y hallados aguas arriba del puente del Charco, que no habían sido previstos en la obra inicialmente. La empresa adjudicataria continuará con los trabajos aguas abajo del puente, mientras se saca una nueva licitación para el resto de los trabajos, con un coste de 4,2 millones de euros.

Con respecto al aserradero, tecnológicamente puntero, los responsables municipales recordaron que la industria maderera ha sido la que más puestos de trabajo ha generado en el municipio los últimos cien años. El alcalde apuntó que se trata de un proyecto que vienen defendiendo en los distintos foros para el impulso de la comarca, como el Plan de Estímulo o Enkarterri Green.