«Mientras los tuvimos vigilados, los robos en la Margen Izquierda descendieron un 50%»

«Mientras los tuvimos vigilados, los robos en la Margen Izquierda descendieron un 50%»

Los dos detenidos el pasado viernes por su implicación en el asalto a cuatro viviendas de la comarca se percataron de que estaban siendo seguidos por la Ertzaintza y optaron por actuar en Cantabria

AZAHARA GARCÍASestao

La detención y posterior encarcelación este pasado viernes de dos varones por su implicación en el robo de cuatro viviendas en la Margen Izquierda es el resultado de una operación de vigilancia que ha durado dos meses. El repunte de asaltos a edificios registrado a finales de 2018 y principios de 2019 puso a la Ertzaintza sobre la pista de dos hombres, de 34 y 39 años, ambos con un amplio historial delictivo. «Los robos ocurridos los primeros días de enero en Barakaldo pusieron en marcha un dispositivo de seguimiento y vigilancia hacia estos dos sospechosos», ha explicado a este diario el jefe de la Ertzain-Etxea de Sestao, Iñaki Arruebarrena.

Durante los meses de febrero y marzo varios agentes de la Policía vasca se convirtieron en la sombra de los dos detenidos quienes, debido a su experiencia delictiva, se percataron de la operación. «Mientras les mantuvimos vigilados, los robos en edificios de la Margen Izquierda descendieron hasta casi el 50%», ha afirmado el máximo dirigente del cuerpo de seguridad autonómico en Sestao. Durante este tiempo, los supuestos ladrones no se quedaron de brazos cruzados y siguieron engordando su botín fuera de la comarca. «Tenemos constancia de que, al sentirse vigilados, pasaron a actuar en Cantabria», ha añadido. Esta circunstancia confirmó a los agentes que estaban en el buen camino, si bien, las detenciones no fueron realizadas hasta que la Ertzaintza tuvo acreditada la participación de estos dos hombres en cuatro robos concretos; dos de ellos en el barrio de El Carmen y en Rontegi, Barakaldo, y un cuarto en Santurtzi.

Investigación abierta

El botín de los dos detenidos consistía, principalmente, en joyas, dinero y algún ordenador sin que se haya realizado todavía, por parte de la Ertzaintza, el computo total de su valor. «La investigación continúa abierta porque tenemos indicios de la participación de estas personas en otros 30 robos», ha asegurado Arruebarrena. El cuerpo de seguridad autonómico todavía no ha podido acreditar esta sospecha y se encuentra a la espera de recibir los resultados de las pruebas que la policía científica está elaborando sobre las evidencias obtenidas.

Según han confirmado fuentes del departamento de Seguridad del Gobierno vasco, los dos supuestos delincuentes accedían a las viviendas a través de las ventanas o terrazas, generalmente escalando desde los patios interiores.