Los vecinos de El Calero avalan el proyecto urbanístico

Esta zona degradada de Barakaldo ha sufrido «décadas de abandono». / FERNANDO GÓMEZ
Esta zona degradada de Barakaldo ha sufrido «décadas de abandono». / FERNANDO GÓMEZ

El expediente del plan para esta zona de Barakaldo incluye una carta con el apoyo de 4 asociaciones tras un proceso de participación que provoca recelos

SILVIA OSORIO BARAKALDO.

El proyecto de regeneración de El Calero, un área en estado de degradación ubicada en el barrio baracaldés de Burtzeña y en la que una promotora privada contempla la construcción de más de medio millar de viviendas, cuenta con el respaldo de los vecinos. Así se esgrime de una carta incluida en el expediente público del proyecto, que está firmada por cuatro asociaciones del entorno y que surge tras el proceso participativo celebrado el pasado mes de mayo, una de las condiciones del equipo de gobierno a la constructora que ha desarrollado el proyecto.

En la misiva, que también está rubricada por varios comercios y establecimientos hosteleros de la zona, los firmantes consideran «positiva» una actuación regeneradora en el barrio tras «décadas de abandono urbanístico, medioambiental, económico y social», negando valoraciones negativas surgidas en torno a este proyecto, considerado por algunas voces como un «pelotazo urbanístico». «Burtzeña no puede seguir siendo objeto de pequeñas actuaciones cosméticas. Necesita un proyecto fuerte y solvente», defienden.

550
pisos está previsto que se construyan en el proyecto inicial. De ellos, 70 serán tasado y 170 VPO.
7.712
son los metros cuadrados reservados para un parque de juegos deportivos, en el que también se podrían acoger otros equipamientos públicos como una guardería o una biblioteca.

Este escrito ha sido incluido en el proyecto tras un proceso participativo que ayer fue calificado como «deficiente» por el grupo municipal de Irabazi. La coalición de izquierdas denunció que el proceso realizado en Burtzeña es «una auténtica castaña» y que sólo busca «legitimar una operación urbanística difícilmente justificable». Así lo afirmó el portavoz, Eder Álvarez, tras analizar la memoria del documento.

16 aportaciones vecinales

Dicho proceso se inició el pasado 14 de mayo y colaboraron las cuatro asociaciones firmantes. A juicio de la formación de izquierdas, el PNV «viste de participación una operación de blanqueo, donde se les expone a las vecinas un proyecto que llevaba meses en el Gobierno vasco». Sin embargo, tal y como señalaron a este diario fuentes municipales, en el proyecto, que hasta el 7 de agosto está en periodo de enmiendas, aparecen reflejadas un total de 16 aportaciones de los residentes.

En total fueron 28, pero algunas se declinaron por estar ya previstas y otras por estar supeditadas a decisiones municipales. «El equipo de gobierno va a defender aquello que los vecinos quieran. Por ese motivo, pedimos que se respeten las opiniones de unos vecinos que ven esperanza de modernización en este proceso», afirmaron fuentes municipales.

Entre las aportaciones vecinales que han sido incluidas en el proyecto, la creación de un carril bici, de un parque infantil, una zona peatonal o una guardería y sucursal bancaria, peticiones para las cuales estarán garantizados locales dotacionales, pero que dependerán posteriormente de otros factores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos