Vecinos de Arbuio reclaman desde hace 4 años el arreglo de una acera en Alonsotegi

La falta de presupuesto mantiene en el aire la petición de sustituir la bionda y renovar el firme, pese a que se aprobó en el pleno por unanimidad

SERGIO LLAMAS ALONSOTEGI.

Arbuio se niega a ser «un barrio de tercera». Así lo advierten los carteles que los vecinos han colgado frente a sus viviendas, para demandar el arreglo de la acera que les une al parking anexo. Se trata de una obra menor que vienen solicitando desde hace cuatro años, y para la que los residentes ya emprendieron hace meses una recogida de firmas. El Ayuntamiento en Pleno aprobó su petición por unanimidad cuando EH Bildu la presentó como moción. Sin embargo, la falta de presupuesto mantiene la actuación en el aire.

La acera presta servicio a tres bloques de portales y a una casa unifamiliar. «No es sólo que sea muy estrecha y que tenga quitamiedos en vez de unas barandillas en condiciones. Es también el estado del firme, todo irregular y lleno de baches», denunció una de las afectadas, Maider Arraibi, quien recordó que en frente tienen el polígono industrial, con una acera moderna.

Ella volvió a pugnar por la acera cuando vio cómo intentaban trasladar por ella a una de sus vecinas, en una silla de ruedas. «Era un espectáculo dantesco. Se les quedaba encajado todo el rato», lamentó.

El alcalde, Joseba Urbieta, aseguró que el Consistorio está comprometido con la obra, pero que carece de dinero para ejecutarla este año. «Hemos solicitado presupuestos, pero al estar al lado de la carretera habrá que cortar un carril y eso hará que sea más caro. Sabemos que es una obra importante y que llevan tiempo solicitándola. Todo lo que garantice la accesibilidad es necesario», afirmó.

Sin accesos peatonales

Con todo, el problema de las aceras no es nuevo en Arbuio. De hecho, la falta de alternativas peatonales que conecten adecuadamente el barrio con el centro del municipio, hacia un lado, y con el vecino Zaramillo (Güeñes) al otro, son otra reivindicación histórica.

«A nuestro barrio sólo se puede acceder en coche o en autobús. Si no te tienes que jugar el tipo por la falta de aceras. Estamos metidos en una ratonera», denunció Arraibi, quien recordó que ahora no están demandando urgencia en ninguna de estas actuaciones más costosas. «No pedimos que nos hagan un parque de atracciones. Es sólo echar una capa nueva de cemento, unas baldosas y quitar esa baranda, que está fuera de ordenación», razonó.

 

Fotos

Vídeos