Varios patronos de la Fundación Miranda denuncian problemas de gestión

Cinco de los 15 miembros que forman el patronato de la entidad critican «la falta de planificación» y de «democracia interna» dentro de la institución

SERGIO LLAMAS BARAKALDO.

La división interna que se viene produciendo en el seno del patronato de la Fundación Miranda, responsable de una residencia de mayores con 230 usuarios en Barakaldo, volvió a manifestarse ayer. Cinco de los 15 miembros que conforman este órgano, incluida la vicepresidenta primera, la alcaldesa de la ciudad fabril, Amaia del Campo, señalaron en un comunicado su discrepancia ante los problemas de gestión y su preocupación por el «creciente clima de desasosiego generado entre los residentes y sus familiares».

El escrito responde a la información que la fundación trasladó este fin de semana, tras hacer públicas sus cuentas anuales. La institución reveló un aumento de lo costes que supone el cuidado de los residentes debido al incremento de usuarios dependientes (del 39% en 2012 se pasó al 84% en 2017). Pese a la subida de tarifas del pasado año, las pérdidas derivadas de la diferencia entre lo cobrado a los residentes y los costes de la actividad superan los 3,7 millones de euros entre 2010 y 2017.

Los cinco patronos contrarios a la gestión actual de la Fundación señalaron su preocupación ante cuestiones como «la falta de una planificación adecuada» en las obras que se vienen realizando y pusieron de ejemplo la reforma de la última planta, cuya ejecución tuvo «una desviación en el plazo de entrega de cinco meses de demora y un incremento en el precio del 22,5%».

Plan de viabilidad

Los cinco patronos (Amaia del Campo, Tontxu Campos, Itziar Epalza, Sabino Arana y Tomás Larrazabal) recordaron que han trasladado al Protectorado de Fundaciones una consulta sobre las cuentas y sobre el plan de viabilidad aprobado por la mayoría del patronato. En respuesta, este ha solicitado que se acredite el cumplimiento del objeto fundacional, que se especifiquen los ingresos y gastos previstos del nuevo proyecto de la Fundación, así como información sobre los posibles ahorros en materia de personal que plantean las cuentas.

Los cinco patronos firmantes del texto señalaron además su rechazo a la «falta de democracia interna» de la entidad, la subida de tarifas, que la ha convertido en una de las residencias más caras de Bizkaia, y la política de recursos humanos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos