Se triplica el coste del ascensor urbano que Portugalete tiene proyectado para Miramar

El alcalde Mikel Torres explica en el pleno que el proyecto se incrementa en 550.000 euros y se retrasará hasta mediados de 2019

A. GARCÍA PORTUGALETE.

Los vecinos del Grupo Miramar, en Portugalete, tendrán que seguir esperando la llegada del ascensor que conecte su barrio con la calle San Roke. Respondiendo a una pregunta planteada por el PNV en el pleno de ayer, el alcalde Mikel Torres confesó que la construcción de esta infraestructura, que tenía previsto comenzar este año, no podrá hacerlo hasta mediados de 2019.

Además, anunció que el coste inicial de 300.000 euros se verá incrementado en otros 550.000. Una subida que para el portavoz jeltzale, Txema Ezquerra, «pone de manifiesto la falta de previsión del Ayuntamiento a la hora de cuantificar el importe de las obras a desarrollar, lo que genera su retraso».

Más agentes municipales

En la sesión también hubo tiempo para hablar de seguridad. Todos los grupos municipales votaron a favor de una moción presentada por el PP que instaba al equipo de gobierno a dar cobertura a las bajas de larga duración que se producen dentro del cuerpo de la Policía Municipal y a destinar parte del presupuesto de 2019 a la apertura de una OPE para hacer frente a las futuras jubilaciones.

El concejal de Seguridad Ciudadana, Gorka Echave, además, dio cuenta de que la villa ya se ha adherido, como se hizo en 2018, a la próxima Oferta Pública de Empleo que se realizará de forma conjunta con Arkaute.

 

Fotos

Vídeos