Los trabajadores del Kbus convocan su primera huelga para el día 27 de diciembre y el 10, 17 y 24 de enero

Actualmente el servicio dispone de dos líneas./Fernando Gómez
Actualmente el servicio dispone de dos líneas. / Fernando Gómez

El personal se ha reunido con el Ayuntamiento de Barakaldo y lleva casi tres meses pidiendo negociar con la empresa su actual convenio, del año 2011

SERGIO LLAMASBarakaldo

La veintena de trabajadores que conforma la plantilla del autobús urbano de Barakaldo, el Kbus, han convocado la primera huelga del servicio, en sus más de siete años y medio de historia, a fin de defender el convenio colectivo. La decisión, aprobada de manera unánime en una asamblea de trabajadores celebrada el pasado domingo día 2, supone un paro de cuatro jornadas que se desarrollarán el jueves 27 de este mes y los días 10, 17 y 24 de enero.

De esta manera, los empleados, que también se manifestarán el jueves a las 11.00 horas frente al Ayuntamiento de Barakaldo, denuncian que tienen sus condiciones laborales congeladas desde la creación del servicio, en abril de 2011, y que se encuentran lejos de las de otros profesionales de transportes urbanos de viajeros. Así, entre sus reivindicaciones está la de reducir las 1.720 horas anuales que pasan al volante. Según han advertido, esa cifra supone cerca de 150 horas más que los trabajadores de Bizkaibus o Bilbobus.

Un portavoz de ELA, Gaizka Miguel, ha reivindicado hoy que los trabajadores llevan desde mediados de septiembre intentando negociar las condiciones con la empresa que explota el servicio, y de la que todavía no han obtenido una respuesta. También han mantenido reuniones con el equipo de gobierno y los partidos del Ayuntamiento fabril. «Hemos mostrado una total voluntad para negociar, tratando de ser flexibles», ha remarcado el portavoz sindical, que ha criticado que se esté aplicando un convenio de transporte discrecional de Bizkaia a la plantilla en lugar de uno propio del transporte urbano.

Las reivindicaciones del colectivo también incluyen generar un sistema de bolsa de trabajo que permita garantizar la continuidad en el servicio del personal eventual.

Futura licitación

El Consistorio trabaja desde hace tiempo en una nueva licitación en la que también prevé ampliar el servicio. El representante de ELA ha advertido que, si bien no han tenido acceso a los datos económicos y los márgenes de beneficios con los que trabaja la adjudicataria, lo visto hasta el momento no les hace pensar que pueda haber un margen de mejora en las condiciones laborales.

El objetivo del Ayuntamiento de Barakaldo es ampliar el servicio existente, que incluye una línea Desierto–Lutxana con una veintena de paradas en cada sentido, y otra El Regato–Lasesarre que incluye una quincena en cada dirección. A ellas se les quiere añadir un servicio de microbús para los barrios de Kastrexana, Zubileta, La Constancia y Kadagua. Unido a la extensión de la línea 1 hasta Burtzeña, la iniciativa supondría incrementar en más de 100.000 el número anual de viajeros.

Fuentes municipales se han limitado hoy a confirmar que habrá servicios mínimos, si bien en la información enviada al Gobierno vasco los trabajadores razonaron que se trata de paros parciales y que existen otros transportes alternativos.