La tensión entre PNV y PSE amenaza los presupuestos de Barakaldo

Amaia del Campo, durante la toma de posesión en 2015./Fernando Gómez
Amaia del Campo, durante la toma de posesión en 2015. / Fernando Gómez

La alcaldesa acusó ayer a los socialistas de «no ser de fiar» tras incumplir el lunes el acuerdo entre ambos y prorrogar las tasas para el año 2019

SERGIO LLAMAS BARAKALDO.

Después de tres años de roces continuos, el PNV y el PSE de Barakaldo van camino de finalizar la legislatura más distanciados que nunca. La alcaldesa Amaia del Campo criticó ayer la «actitud del no por el no» de los socialistas, después de que estos votaran el lunes contra las ordenanzas fiscales, pese a haberlas aprobado en comisión el miércoles anterior, y a las 26 enmiendas incorporadas. La regidora jeltzale advirtió que «aunque no hay dos sin tres, no habrá una tercera» con la negociación del presupuesto. «Han demostrado que no son de fiar».

El lunes los concejales del PSE no se pronunciaron sobre su voto contrario durante el Pleno Extraordinario que ha obligado a prorrogar en 2019 las tasas actuales. Ayer fuentes del grupo municipal atribuyeron la decisión a la «escalada de acusaciones» realizada desde el equipo de gobierno, especialmente hacia los socialistas, tras las últimas críticas realizadas sobre la falta de información de la MTV, los vestuarios de La Siebe o el aumento de personas sin hogar.

En el PSE de Barakaldo, que a lo largo de la legislatura ha venido aprobando las tasas y los presupuestos en virtud de un acuerdo de estabilidad entre jeltzales y socialistas, también alegaron «el incumplimiento» por parte de la alcaldesa de enmiendas y acuerdos, como las ayudas a jóvenes para el pago de alquileres y formación que, según denunciaron, «estuvieron paralizadas en 2017», mientras que la convocatoria actual «se encuentra bloqueada» tras recibir cerca de mil solicitudes. El PNV apuntó que las ayudas a la formación se están resolviendo en plazo y que ya se están sacando las resoluciones para las de alquiler, tras el retraso causado por la baja de un trabajador.

Subida del 1,1%

Del Campo explicó que ha prorrogado los impuestos para el próximo año porque «Barakaldo no puede quedarse parado» y «los vecinos no nos eligen para que nos peleemos con comportamientos infantiles». El concejal de Hacienda, Danel Sola, lamentó que no se haya dado luz verde a medidas como una reducción del 21% en la factura del IBI y del 15% en la tasa de basuras para el comercio y las empresas, o nuevas exenciones en el recargo sobre las segundas viviendas. La ordenanza contemplaba también una subida general de impuestos del 1,1%.

La alcaldesa razonó que los socialistas han rechazado la negociación de los presupuestos «con el no a las tasas», y afirmó que mantendrán las puertas abiertas «para todo el que quiera sumarse a favor de Barakaldo». En el PSE únicamente advirtieron que primero el PNV debe presentar los presupuestos.

 

Fotos

Vídeos