El taller Ranzari no será una empresa pública

La entidad ha tenido que renunciar a varios clientes. / J. ALEMANY
La entidad ha tenido que renunciar a varios clientes. / J. ALEMANY

Un informe desaconseja el cambio de forma jurídica, de manera que la mancomunidad no podrá intermediar en el mercado privado

DIANA MARTÍNEZ SANTURTZI.

Ranzari, el taller de discapacitados mancomunado por Portugalete y Santurtzi, mantendrá su forma jurídica y no se convertirá finalmente en una empresa pública. Según explicó en 2017 Mikel Torres, alcalde jarrillero y actual presidente de la junta rectora, la entidad dejaría de ser en un futuro una mancomunidad para convertirse en una empresa con capital «cien por cien público» -aportado por los mismos municipios-.

El objetivo de dicho cambio era que el taller pudiera intermediar en el mercado privado sin limitaciones y abrir así nuevas líneas de negocio. Sin embargo, esa posibilidad se ha visto dinamitada «por un informe jurídico que lo desaconseja», tal y como explicó a este diario el alcalde de Portugalete. De esta manera, el taller seguirá manteniendo su actual forma jurídica, es decir, una mancomunidad. De hecho, el mercado privado con el que ya contaba se ha visto reducido.

Ranzari ha tenido que renunciar obligatoriamente a varios clientes, como la lavandería de Santa Marina y la residencia de Getxo, para cumplir con la ley, ya que ésta les exige tener un 80% de negocio propio de los dos ayuntamientos. «La ley nos exige renunciar a la contratación privada», remarcó el regidor local.

Ya que Ranzari poseía un 63%, han optado por sustituir el 17% del negocio privado por actividad pública en los dos últimos meses para poder alcanzar el 80% deseado en este mes de abril. De esa forma, «nosotros lo que hacemos es ampliar el negocio de los consistorios como la jardinería para cumplir con la ley», apuntó Torres. Los sindicatos son conocedores de la situación, «todos lo saben», añadió.

La figura del secretario

De la misma manera, el actual presidente confirmó que ya han tramitado todo lo necesario con Gobierno vasco y Diputación para tener un secretario en el taller, pero todavía no se ha respondido a la cuestión. «Estamos a la espera de que ambas instituciones nos respondan a la solicitud». El Ayuntamiento de Santurtzi ya denunció en sesión plenaria (septiembre de 2018) la inexistencia de un secretario en dicha mancomunidad, figura imprescindible para la adopción de acuerdos y regularización de ésta.