Seis jóvenes llenan Abanto con murales artísticos gracias a un taller formativo

Los participantes, menores de 30, son vecinos del municipio. / S.LL.
Los participantes, menores de 30, son vecinos del municipio. / S.LL.

El programa ha sido desarrollado desde enero con la asociación Gaztaroa-Sartu para fomentar la inserción laboral del grupo

SERGIO LLAMAS ABANTO.

Seis jóvenes desempleados de Abanto han dejado su huella en el municipio en forma de murales gracias a un taller de recuperación de espacios urbanos mediante aplicaciones artísticas. El Ayuntamiento les hizo entrega ayer de unos diplomas acreditativos en reconocimiento a las intervenciones realizadas hasta el pasado mes en el barrio de Cotarro, en el muro y las gradas del campo Federico Balbuena y en las columnas de la Avenida El Minero, a su paso por el Cerro.

Daniel Hernández, Iker Biurrun, Julen del Pino, Julen Rodríguez, Jesús Hernández e Imanol Díez han desarrollado el trabajo, que ha incluido 250 horas de taller en el Preventorio desde enero, gracias al programa impulsado junto a la asociación contra la exclusión social Gaztaroa-Sartu. El artista José Ramón Bañales 'Bada' ha dirigido al grupo, con ayuda del educador Mikel Gutiérrez.

«Ha sido un taller muy innovador con gran repercusión. Habéis dejado vuestra semilla en Abanto», felicitó la alcaldesa, Maite Etxebarria. El programa, que contó con dos meses de formación sobre materiales artísticos y trabajo informático para el diseño de los proyectos, ha necesitado de una inversión de 100.000 euros financiada por el Consistorio y Gaztaroa Sartu, a través del Fondo Social Europeo.

La directora de la asociación, Karmele Artaraz, recordó que el principal objetivo es ayudar a la inserción laboral de los jóvenes, aunque destacó el resultado conseguido. «Si hubiera hecho buen tiempo todavía se podría haber hecho más», afirmó.

Trabajo consensuado

«Lo mejor ha sido poder trabajar junto a compañeros que conocía del barrio y aprender sobre la historia del arte. Estoy muy satisfecho», celebró uno de los participantes, Julen Rodríguez de 24 años. Julen del Pino, de la misma edad, destacó el consenso alcanzado con compañeros y con el propio Ayuntamiento para acordar las obras que se han realizado. «Hemos descubierto un mundillo que no conocíamos», afirmó.

'Bada' recordó las primeras experiencias desarrolladas en el barrio bilbaino de San Francisco en los años 90. «Si algo falta en esta sociedad es la Educación Artística. De este proyecto también es importante la percepción de la vecindad, que ha sido absolutamente favorable en este caso, y el efecto que tiene en la imagen urbana», afirmó el artista.

Temas

Abanto

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos