URA sancionará al Ayuntamiento de Carranza por los vertidos al río

La medida presiona al Consistorio para que entre al Consorcio de Aguas, pese a que todavía no se ha acordado una tarifa ganadera adecuada

SERGIO LLAMAS CARRANZA.

La Agencia Vasca del Agua (URA) sancionará al Ayuntamiento de Carranza por no concretar con plazos y actuaciones una solución a los problemas de contaminación del río Karrantza. La entidad anunció ayer que ha enviado a la Confederación Hidrográfica del Norte una resolución de propuesta de expediente sancionador, ya que el Consistorio sigue sin resolver el adecuado tratamiento de sus aguas residuales, que suponen la afección más grave del río, y que requieren «mejoras urgentes», según detallaron en URA.

Tras esta medida hay mucho más. Y es que el Consistorio se reconoce sin recursos suficientes para construir una Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) y pide a la Diputación que ejecute la obra. El requisito que le ponen al Ayuntamiento pasa por la entrada del municipio en el Consorcio de Aguas de Bilbao Bizkaia, una voluntad que la institución local ya expresó en julio de 2016, cuando el pleno aprobó por unanimidad su adhesión a la entidad. El problema desde entonces son las tarifas ganaderas.

Todo a pesar de que se les ha ofrecido la tasa más baja de Euskadi, con una reducción del 25% sobre los precios actuales, unos 0,67 céntimos por metro cúbico. Con todo, un estudio elaborado por una consultora estatal advierte que los nuevos costes en el abastecimiento dejarían en números rojos a las explotaciones ganaderas más pequeñas del municipio y sin apenas margen de beneficios a las más grandes.

En URA destacaron que la negocación entre la Diputación y el Ayuntamiento está suponiendo un retraso en la entrada al Consorcio y, por tanto, «en la aplicación de las necesarias mejoras en la gestión del saneamiento municipal», reiterando en el incumplimiento de la normativa. Actualmente alertan de una falta de infraestructuras que se está reflejando en el estado ecológico del río Karrantza, «según constata de forma recurrente la red de control de las masas de agua en la Comunidad Autónoma del País Vasco».

Esta no será la primera sanción para el Ayuntamiento encartado. El alcalde de Carranza, Raúl Palacio, advirtió que hace varios meses ya se les informó de una sanción por esta causa, entonces de mil euros. «Están utilizando todo el entramado que tienen para presionarnos y que demos el paso de consorciarnos», señaló el regidor municipal, quien recordó que en la Corporación son favorables a la entrada en la entidad, pero no a costa de un sector primario «vital para el municipio».

Red secundaria

Palacio añadió que pese a las pérdidas que supondría, los ganaderos se han mostrado dispuestos a aceptar una nueva tarifa si el descuento llegara al 50%. «El Ayuntamiento de Carranza no puede asumir el 25% restante -unos 150.000 euros anuales, calculan- cuando la entrada en el Consorcio también nos pone en el compromiso de reponer toda la red secundaria a corto y medio plazo», añadió el alcalde, quien recordó que actualmente las arcas municipales están saliendo de una deuda dejada por el anterior equipo de gobierno, que suponía dos tercios del presupuesto municipal (unos 2,8 millones de euros).

Para el alcalde de Carranza, la solución pasa porque la Diputación inicie la construcción de la EDAR, algo para lo que ya dio unos primeros pasos hace años con la redacción del proyecto y la expropiación de los suelos. «El único motivo para no hacerlo hasta que entremos en el Consorcio de Aguas es una decisión política», defendió Palacio, quien apuntó que hay ejemplos en otros municipios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos